Al menos dos vocales presentaron su renuncia al Consejo Municipal para la Integración de las Personas con Discapacidad en Poza Rica por considerar que solo las utilizan y discriminan, además de no ver resultados por parte de las autoridades locales.

Lorena Elizabet Santiago Ochoa, quien representa a un grupo de personas con sordera, reprochó que la directora del DIF municipal, María Magdalena Lara Fuerte, “solo la utilizó” al solicitarle un proyecto, que finalmente “se adjudicó como propio”.

Se trata de la propuesta de impartir cursos de lenguaje de señas para los ciudadanos con la intención de facilitar la comunicación de las personas con discapacidad auditiva. También reclamó que hay otros proyectos de inclusión que tampoco han solucionado, por lo que consideró que sólo las están utilizando y haciendo perder el tiempo con estas actividades.

Por su parte, la doctora Margarita Karimy Cisneros Montoya, quien perdió la vista desde los ocho años, presentó su renuncia pues indicó que asistir a las sesiones del consejo municipal solo ha perjudicado las actividades en su negocio, así como la suspensión de las terapias que ofrece a sus pacientes.

Las renuncias se realizaron durante la sesión donde fue presentado el reglamento de inclusión social, donde estuvieron presentes personal del DIF, Jurisdicción Sanitaria III, departamento de inclusión social y otros representantes de agrupaciones civiles que brindan apoyos a personas con capacidades diferentes.

Mientras tanto la directora del DIF municipal, María Magdalena Lara Fuerte, los exhortó a recapacitar sobre sus renuncias debido a que las consideró fundamentales para cumplir con todos los objetivos y las metas planteadas en el consejo.

José Martín/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO