AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez 

 

 

Este miércoles, otro nuevo escándalo volvió a sacudir a la élite política mexicana: un juez de la Ciudad de México ordenó la aprehensión de Gonzalo Gil White, hijo del exsecretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, por un presunto desvío de más de 750 millones de pesos en agravio de los inversionistas extranjeros de Oro Negro.

 

Este nuevo caso se viene a sumar al del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, y al del influyente abogado Juan Collado, exdirectivo de la Caja Libertad. 

 

Pero este no es el único escándalo que ha afectado a la familia del exsecretario foxista de Hacienda. En 2014, uno de sus sobrinos, Martín Díaz Álvarez, yerno del exsenador veracruzano Dionisio Pérez Jácome, fue involucrado también en los casos de Oceanografía, la naviera de Amado Yáñez, y del Grupo Gasolinero Mexicano, de los hermanos Francisco Javier y Oscar Rodríguez Borgio, en cuyas filiales –que en total sumaban 61 en todo el país– vendían presuntamente hidrocarburos ordeñados por grupos delictivos. 

 

Según la indagatoria de la PGR, las ganancias ilícitas se “lavaban” en la Caja Libertad, cuyo Consejo de Administración presidía Díaz Álvarez desde enero de 2013 gracias al presunto apoyo de su socio Javier Rodríguez Borgio, quien un par de meses antes encabezó a un grupo de empresarios para comprarle al empresario queretano José Antonio Rico, actualmente asociado con Collado, las acciones de la Caja Popular Libertad para convertirla en un banco.  

 

Amado Yáñez, por su parte, en la indagatoria número UEIORPIFAM/AP/115/2014 acusó directamente a Martín Díaz del fraude cometido a Banamex. El dueño de Oceanografía declaró el 2 de mayo de 2014 ante la SEIDO que había contratado en 2009 a Díaz Álvarez para que reestructurara financieramente a su compañía, ya que presumía que Gil Díaz, entonces consejero de dicho banco, era “su tío”.

El empresario favorito del gobierno foxista dijo que Díaz Álvarez tuvo que hacerlo socio cediéndole el 15 por ciento de las acciones de Oceanografía, pues cuando lo contrató su empresa pasaba por un mal momento financiero.

Yáñez, quien solo reconoció 480 millones de dólares en créditos de factoraje obtenidos en Banamex –de los cuales afirmó que únicamente ejerció 446 millones en distintos momentos–, rechazó que hubiera presentado documentos falsos o que le debiera dinero a esa institución bancaria.

 

De hecho, la PGR señalaba a Martín Díaz de ser “el verdadero dirigente de la secuela delictiva” en el fraude de 5 mil 312 millones 329 mil 400 pesos al banco. Y en la causa penal 51/2014, donde se giró la orden de aprehensión contra Díaz Álvarez, la PGR lo identificó inclusive como miembro de una “célula criminal”.

 

¿Se acabará ahora sí la impunidad?

 

ALEMÁN APUESTA A LA RADIO

 

Por cierto, el Grupo Alemán (Galem) –que en el concurso mercantil de 2014 estuvo a punto de adquirir Oceanografía, transacción que los negociadores del ex gobernador de Veracruz, Miguel Alemán Velasco, finalmente no cerraron debido a la destrucción de valor de la naviera de Amado Yáñez, pese a que dicha empresa había llegado a ser una de las principales proveedoras de Pemex–, acaba de adquirir por mil 248 millones de pesos las 17 estaciones de radio pertenecientes a Televisa, en cuyo conglomerado de Radiópolis figuran estaciones insignia como W Radio, W Deportes, la Ke Buena y Los 40.

 

Así, Televisa deja la radiodifusión después de 89 años de historia.

 

Los Emilios, Azcárraga Vidaurreta y Azcárraga Milmo, deben estarse revolcando en sus tumbas. 

 

ANILÚ Y ‘LAS HIJAS DE LA MX’

En una postura siempre crítica y apartidista sobre las decisiones que más impactan a los mexicanos, este miércoles, en el Senado de la República, “Las Hijas de la MX” reunieron a expertos en temas de seguridad nacional y a congresistas, en un foro denominado “¿Y cómo vamos en seguridad México?”

Junto con Alejandro Hope, quien durante años fue director de proyectos de Seguridad en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y hoy es considerado uno de los expertos que más sabe de estos temas en el país; Fernando Belauzarán, ex diputado y uno de los promotores del debate de la legalización de las drogas en México, así como el reconocido abogado  Emiliano Robles Gómez Mont, la diputada federal veracruzana Anilú Ingram Vallines expuso la carencia de este nuevo gobierno de una verdadera estrategia para hacer frente a la abrumante delincuencia en Veracruz y en casi todo el territorio nacional.


Durante su exposición, una de las que más interés causó entre los asistentes, la vice coordinadora del Grupo Parlamentario del PRI expuso, entre otros puntos, que tan solo en Veracruz, en el periodo de enero a mayo, el feminicidio se disparó en 45 por ciento, de 49 a 76 casos mujeres asesinadas, y que también hubo un incremento de 41 por ciento en mujeres víctimas de secuestro, con 52 casos, lo que nos ha posicionado vergonzosamente en el primer lugar nacional en ambos delitos.


Ya encarrerada, Ingram Vallines no solo evidenció la falta de capacidad de las nuevas autoridades sino también su insensibilidad y falta de compromiso con las mujeres, ejemplificando el caso del Centro Integral de Justicia para las Mujeres en Xalapa que permanece cerrado pese a los 162 millones de pesos que en él se invirtieron.


Dada la destacada participación de la legisladora veracruzana, el colectivo de “Las Hijas de la MX” la invitó a participar la próxima semana en su programa de televisión, por lo que junto con Fernanda Betancourt, desde la sociedad civil, y Anilú Ingram, desde la Cámara de Diputados, habrá una dupla que podría generarle buenos frutos a Veracruz.