De acuerdo con el grupo legislativo del PAN en el Congreso del Estado la reestructuración de la deuda pública que proyecta el gobernador Cuitláhuac García incrementará el monto de deuda bancaria a largo plazo de la entidad a los 56 mil millones de pesos.

Por esta razón anunciaron que mantienen su postura en contra del refinanciamiento propuesto por la administración morenista.

Esto tras la reunión que sostuvieron este martes legisladores del blanquiazul con el secretario de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco.

En conferencia de prensa 10 legisladores del PAN afirmaron que la administración morenista “solo pateará el bote” e incrementará el monto de deuda a largo plazo de 41 mil millones de pesos a 56 mil millones de pesos.

La diputada María Josefina Gamboa Torales refirió que el solo hecho de enviar la solicitud al Congreso evidencia que la intención es generar más pasivos para liberar recursos comprometidos en el pago de la reestructuración que implementó Miguel Ángel Yunes Linares, pero de una forma que afecta al Estado a largo plazo.

Indicó que en el documento enviado por el gobernador se plantea que la reestructura será por 41 mil 769 millones 280 mil 616 pesos, pero no se reconoce que contratará más deuda por un monto de 996 millones 848 mil 707 pesos para constituir un fondo de reserva.

Adicionalmente, otro monto por mil 44 millones 232 mil 15 pesos, que equivale al 2.5 por ciento del total de la reestructura, que será para gastos y costos de quien lleve la negociación y los refinanciamientos.

Además, se suman 12 mil 530 millones 784 mil 185 pesos que equivalen al 30 por ciento de la reestructura con la que se podrán constituir garantías de pago, para quien o quienes brinden el crédito y que serán pagaderos a 25 años y no a 20 años.

De acuerdo con Gamboa Torales estos montos suman al menos 56 mil 341 millones 145 mil 524 pesos, incremento propiciado por las garantías de pago que se incluyen en el dictamen las cuales se saldarán “en el peor de los casos”.

De aprobarse este esquema, enfatizó, serán las próximas administraciones estatales, específicamente a partir del 2029, quienes sufran las consecuencias por asumir un alto costo y presión de la deuda.

Incluso las próximas administraciones deberán de considerar una nueva reestructura en el 2030, lo que fue aceptado por el propio titular de la Sefiplan, José Luis Lima Franco, en la reunión que tuvieron.

Por su parte el coordinador de la bancada del PAN, Sergio Hernández, aseguró que Cuitláhuac García solo busca “patear el bote” a los próximos gobiernos, cuando no hay certeza de las condiciones económicas que habrá en los próximos años para Veracruz.

Los panistas concluyeron que habrá opacidad y usarán lo ahorrado en forma discrecional con los recursos liberados; además de la poca o nula eficiencia y escasa información.

“No podemos avalar un proyecto de esta magnitud, con el que se pueden ver comprometidos beneficios para las próximas generaciones de veracruzanos, por las malas decisiones que se tomen hoy”, descartó.

Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO