El titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Guillermo Hernández Sánchez, denunció que esa dependencia en el anterior gobierno estatal fungió como “dependencia electorera” pues no implementó ningún programa social.

 

Aun cuando contó con un presupuesto de más de mil millones de pesos para ejercer, el funcionario explicó que funcionó como repartidora de beneficios de programas de otras dependencias como el DIF.

 

“El recurso era para la contratación de gente en los territorios para hacer ese trabajo, la renta de vehículos, todo lo que se requiere para hacer entrega de despensas”, detalló.

 

Insistió en que durante el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares la Sedesol no tenía un solo programa social, sino que dependía de lo que “le daban” el resto de las dependencias como el sistema para el Desarrollo Integral de la Familia.

 

Incluso refirió que una de las denuncias que se interpusieron ante la Fiscalía General del Estado (FGE) fue por el mal manejo del uso de los automóviles.

 

Cuestionado en torno a si hay posibilidad de que se interpongan denuncias por estos recursos respondió: “no porque no se comprometieron a eso, no tenían programas sociales; aquí lo que nos encontramos es que la metodología para poder dispersar los programas sociales hay que crear una estrategia, los programas, manuales de organización que exige Gobierno del Estado y Sefiplan”.

 

Asimismo subrayó que la metodología siempre ha estado, pero al no haber reglas de operación ni mucho menos programas no se puede demostrar que hicieron mal uso de los recursos públicos.

 

 

Ariadna García/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO