ALPIE0722

AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez

En otros tiempos y Veracruz bajo el mando de otro gobernador, Hugo Gutiérrez Maldonado ya hubiera salido como tapón de sidra de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del estado.

Y es que si el jefe policiaco nativo de Nuevo León no ha demostrado tener siquiera el control de la dependencia que encabeza mucho menos va a poder mantener a raya a los delincuentes.

El alevoso asesinato de Juan Fernando Rodríguez Nolasco, ocurrido la noche de este sábado frente a las oficinas de la Dirección General de Tránsito y en el que están implicados tres elementos de la SSP –Gerardo Contreras Domínguez y los hermanos Neftalí y Oscar Daniel Contreras Reyes, estos dos últimos ex militares desertores del Ejército– puso en evidencia la vulnerabilidad de los controles de confianza que deberían aplicarse estrictamente a los mandos que ingresan o permanecen en Seguridad Pública.

Hasta ahora, la dependencia a cargo de Gutiérrez Maldonado no ha precisado a la opinión pública qué labores realizaban o a qué áreas estaban adscritos los tres imputados en el homicidio de Rodríguez Nolasco, pues hace un par de días solamente trascendieron versiones extraoficiales de que serían escoltas del recién nombrado subsecretario de Operaciones de la SSP, el capitán de Fragata de Infantería de Marina Cuauhtémoc Zúñiga Bonilla, pero ayer corrió otro rumor que los vinculaba con el Jefe de la Unidad Administrativa, Ulises Rodríguez Landa.

Este trágico hecho, que inicialmente se atribuyó a un supuesto accidente de tránsito ocurrido sobre la avenida Arco Sur, de Xalapa, estaría por dar un giro ya que todo parece apuntar hacia un conflicto de tipo pasional. Presuntamente, por el teléfono celular de la víctima, se habría descubierto que mantenía una relación extramarital con Nicol “N’, esposa de uno de los homicidas y la cual labora en las oficinas administrativas de la SSP, en la torre ubicada sobre la avenida Zaragoza.

Pero si bien es cierto que Gutiérrez Maldonado no puede saber ni estar al tanto de los problemas personales o familiares de sus subalternos, como titular de la SSP sí debe verificar que sus miembros no tengan malos antecedentes y que aprueben los exámenes de control de confianza que por ley se les debe de aplicar.

Y es que en los casos de los hermanos Contreras Reyes, ante la información que inicialmente manejaron los medios al momento del crimen y su aprehensión, la Secretaría de la Defensa Nacional tuvo que emitir un comunicado para aclarar que “los presuntos responsables de la muerte de una persona (…) ahora detenidos carecen de identidad militar ya que con fecha 4 y 29 de mayo del año en curso ambos se consideran como presuntos responsables del delito de deserción abandonando las filas del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos careciendo por lo tanto de cualquier vínculo con esta dependencia del Ejecutivo Federal.”

¿Si estaban boletinados por la SEDENA como responsables del “delito de deserción”, cómo es que ingresaron a la SSP de Veracruz?

Primero el abuso policiaco contra un grupo de ciudadanos estadounidenses que a finales de diciembre venía a pasar la fiestas de fin de año con sus familiares en Santa Rosa, municipio de Actopan; luego el escándalo por la sospechosa compra y renta de más de cien patrullas, ¿y ahora esto?

EDGAR SPINOSO: SU NOTARÍA EN RIESGO

Anoche trascendió que la Dirección General del Registro Público de la Propiedad y de Inspección y de Archivo General de Notarías (DGRPPyIAGN) ordenó a Édgar Spinoso Carrera reincorporarse de manera inmediata al ejercicio de sus funciones notariales, toda vez que el Ayuntamiento de Vega de Alatorre dejó sin efectos su nombramiento como servidor público municipal desde el pasado 1 de julio.

En un acuerdo publicado en el número extraordinario 290 de la Gaceta Oficial del Estado de este lunes, se manifiesta que de no hacerlo, ese organismo sancionará al fedatario público “derivado de su conducta carente de probidad”.

Edgar Spinoso ocupó distintos cargos en los gobiernos de Fidel Herrera y Javier Duarte. Con este último se le vincula en la operación de la red de empresas fantasma. Entre 2015 y 2018 fue diputado federal. En esos años pactó con el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares la devolución de bienes a cambio de impunidad.

En febrero pasado, presentó ante la DGRPPyIAGN un documento con el que se acreditó como funcionario de Vega de Alatorre para solicitar licencia temporal como titular de la Notaría Pública 20 con residencia en el municipio de Emiliano Zapata.

Sin embargo, de acuerdo con comunicaciones oficiales entre el alcalde Román Bastida Huesca y la DGRPPyIAGN, el nombramiento quedó sin efecto a partir del 1 de julio.

Pero Édgar Spinoso omitió dar aviso de que su encargo público había terminado y no se reincorporó a la función notarial como está obligado.

El acuerdo publicado en la Gaceta Oficial establece que Carolina Grajales Castro dejará de suplirlo, y en un término de tres días hábiles, ambos deberán manifestar lo que a su derecho convenga.

Apenas en junio, personal del Registro Público de la Propiedad realizó una inspección general a la notaría de Édgar Spinoso derivada de diversas irregularidades en los procedimientos notariales.

El ex diputado federal actualmente está prófugo de la justicia por la supuesta comisión del delito de secuestro agravado y amenazas, imputaciones por las que su hermano y sobrino, César “S” y Rodrigo “S”, permanecen en prisión preventiva luego de ser detenidos el 10 de julio pasado en Xalapa.

Su detención y búsqueda ocurrió luego de la divulgación de un video en el que los tres, a punta de pistola, secuestran a ingenieros de la empresa Mota Engil México, quienes realizan una obra carretera en Vega de Alatorre sobre terrenos expropiados a la familia Spinoso Carrera.