Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

diariolibertad@nullgmail.com

 

Cómo han de estar las cosas por el mundo, que durante la cumbre del G20, EE.UU. y China acordaron una tregua en las negociaciones; pero decidieron que continuarán las conversaciones de sus equipos de trabajo…

 

Sin embargo trascendió que Xi Jingping le ¡exigió! a Trump que se levantaran los aranceles impuestos a sus productos; de lo contrario no firmaría ningún acuerdo comercial. ¡Tómala!

 

Lo que deja en claro que el Presidente Chino podía tomar y tomó decisiones en el encuentro; y que el Presidente norteamericano no pudo hacerlo.  Tenía que ir a consultarlo; por eso pidió la tregua…

 

En repetidas ocasiones en este mismo espacio hemos comentado que el Presidente de los EE.UU. no se manda solo; y de hecho, todo el mundo lo sabe.  Ya Karl Marx (1818 – 1883) lo dijo muy claro: “Los Ejecutivos de los Estados modernos, no son otra cosa que el comité de administración de los bienes de la burguesía”

 

El hacer creer que viaja con el maletín que lleva el botón de la guerra nuclear; y que el maletín se abre con una combinación que solo él la sabe, es tan infantil como creer en el niño dios, el conejito de Pascua, o el simpático de Santa Claus y sus renos voladores…

 

Pensar que la vida de millones de personas está en las manos de un emocionalmente inestable que no se acepta ni a sí mismo -razón por la cual no acepta a nadie y se pelea con todos- si se aceptara como tal como es, el Abominable no usaría el peluquín rubio…

 

Pero como el cuento del traje del emperador, el único que no se da cuenta de lo ridículo que se ve con la melena postiza, es él.  Bueno sería que uno de esos paparazzi le tomara una foto saliendo del agua con todos los pocos pelos escurridos…

 

Quien tomara esa fotografía seguro que se ganaría un premio de esos importantes  como el que le dieron a Barak Obama por la paz, cuando el negrito pispireto le entró con ganas a las guerras y en eso de deportar migrantes no se quedaba atrás del Abominable

 

Otro que tampoco se queda atrás en eso de verse ridículo por no aceptarse a sí mismo, es Vicente Fernández con sus cejas y su bigote pintado negro azabache -término de charrería-…

 

Pero regresemos al nuevo orden mundial y la basura de personas, disque diplomáticos, que integran la ONU, un carísimo elefante blanco conformado por un selecto grupo de personas que viven como potentados con todo pagado y solo sirven de voceros de sus respectivos gobiernos…

 

Las declaraciones que después de la visita que Michelle Bachelet, como Alta Comisionada para los Derechos Humanos, hizo referente a la situación en Venezuela: De que las Fuerzas de Seguridad han utilizado escuadrones de la muerte contra jóvenes y han manipulado los hechos para que parezca que las víctimas fatales se resistieron al arresto…

 

Y exhibiendo datos y cifras que le fueron proporcionadas por el autoproclamado presidente Juan Guaidó, que hablan de cerca de 7 mil ejecutados desde el año pasado a la fecha, por negarse a resistir el arresto…

 

Mereció el comentario del Canciller Venezolano Jorge Arreaza Montserrat, quien extrañado se refirió a la ex presidente chilena diciendo: “Usted sabe que eso no es cierto”…

 

Por nuestra parte, le podemos decir a doña Michelle, que después de lo que declaró, mejor ni se le ocurra venir a México; ya que lo más probable es que dijera que aquí todo está bien, salvo unos cuantos muertos pero entre delincuentes…

 

Lo cierto es que Resoluciones van y Resoluciones de la ONU vienen y nadie les hace caso.  Cuando menos mientras no vayan en contra de los intereses del decadente imperio del consumismo…

 

Y finalmente, si el Organismo se creo para que no hubiera más guerras; pues es su evidente fracaso, porque las guerras parecen ser un deporte para los seres humanos.  Sobre todo para los que creen en cosas fantasiosas, en vez de creer en sí mismos.

 

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.