Los diputados del Congreso aprobaron la reestructuración de la deuda pública propuesta por el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, con 34 votos a favor, 12 en contra y una abstención.

La mayoría de MORENA, junto con otras fracciones del Congreso local, aceptaron el argumento de que se liberarán recursos por unos 2 mil 700 millones de pesos en el actual sexenio.

Además, según la proyección de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), en los primeros tres años del próximo sexenio habría otra liberación por mil 900 millones de pesos, 4 mil 600 millones de pesos en total.

En contraparte, la oposición encabezada por los diputados del PAN señaló que el refinanciamiento de los 10 créditos a los que actualmente está comprometido el gobierno por un monto total de casi 38 mil millones de pesos, será perjudicial y disparará la deuda hasta los 56 mil millones de pesos.

DEBATE ACALORADO

Este miércoles la discusión del dictamen provocó posturas encontradas entre integrantes de bancadas como la del PRD-MC.

La legisladora de Movimiento Ciudadano Ivonne Trujillo Ortiz se posicionó en contra de la propuesta del mandatario estatal.

Sin embargo, la coordinadora de ese grupo, la perredista Brianda Kristel Hernández Topete y el legislador de MC, Alexis Sánchez García, votaron a favor, después de externar sus diferencias en la tribuna del Recinto Oficial de Sesiones.

Por su parte, el coordinador del grupo mixto “Del lado correcto de la historia”, Gonzalo Guízar, reconoció que el dictamen no es claro, sin embargo urge generar liquidez para que los empresarios dejen de huir de Veracruz.

PUNTOS DEL DICTAMEN

A la fecha los 10 créditos del Estado están comprometidos con instituciones acreedoras que son el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (BANOBRAS); el Banco Multiva, S.A.; Banco Santander; Banco Interacciones; Grupo Financiero Banorte y Monex Grupo Financiero, S.A. de C.V., por un monto original en 2017 por casi 38 mil millones de pesos.

No obstante, el monto total a refinanciar que proyecta García Jiménez sería por 41 mil 769 millones 280 mil 619.08 pesos, de ahí que los legisladores del blanquiazul aseguran que los pasivos a largo plazo llegarían hasta los 56 mil 341 millones 145 mil 524 pesos.

El dictamen enviado por el titular del Ejecutivo a la LXV Legislatura a través de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), a cargo de José Luis Lima Franco, proyecta refinanciar 11 créditos en total, pagaderos a un plazo de 20 años.

Se suma un préstamo al que se comprometió el gobierno de Javier Duarte en 2015 y que no se incluyó en la reestructuración implementada en 2017, durante la administración de Miguel Ángel Yunes Linares.

Se trata de un endeudamiento por 4 mil 501.3 millones de pesos que corresponden a un préstamo que tiene como fuente de pago al Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) adquirido con BANOBRAS.

Además, el dictamen permite contratar un monto adicional por 996 millones 848 mil 707.16 pesos para constituir los fondos de reserva del o los créditos o financiamientos que, en su caso, se contraten para refinanciar o reestructurar la deuda vigente de largo plazo.

Sobre este tema, los legisladores del PAN aseguran que se trata de un incremento adicional de la deuda a largo plazo.

Por su parte, los diputados morenistas y aliados respaldaron el argumento de la SEFIPLAN que refiere que dichos recursos ya están comprometidos con la reestructura de Yunes Linares, misma que constituyó un fondo de reserva, de ahí que el dinero solo pasaría a otro fondo similar.

Para la oposición el monto a reestructurar pasaría a 42 mil 766 millones 129 mil 326.24 pesos y los recursos extras servirían para constituir los fondos de reserva del o los créditos o financiamientos que, en su caso, se contraten para refinanciar la deuda bancaria del gobierno.

La iniciativa de decreto establece que los casi mil millones de pesos extras, equivalentes al 2.5 por ciento del monto de los financiamientos que se contraten, podrán destinarse al pago de gastos y costos asociados a la nueva contratación de los financiamientos autorizados.

Los diputados panistas estimaron que dicho monto será equivalente a mil 44 millones 232 mil 15 pesos, aseverando que esos recursos también deben de sumarse al monto total del refinanciamiento.

Adicionalmente la propuesta de la nueva reestructuración pide el permiso para la contratación de garantías de pago oportuno, con cualquier institución financiera, por un monto equivalente al 30 por ciento del monto o los financiamientos que se celebren a partir de la autorización del Congreso.

Se establece que estas garantías serán pagaderas a un plazo de hasta 25 años, contando a partir de la fecha de la primera disposición del financiamiento o crédito que garantice.

“En caso de celebrarse dos o más créditos, se podrán contratar tantas garantías parciales como créditos se celebren, las cuales serán constitutivas de deuda pública a cargo del Estado y contarán con la misma fuente de pago de los financiamientos que garanticen, es decir, las participaciones presentes y futuras que en ingresos federales le corresponden al Estado del Fondo General de Participaciones”.

La propuesta de García Jiménez solo excluye los recursos federales recibidos por el Estado, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para ser transferidas a los municipios del Estado conforme a las disposiciones de la Ley de Coordinación Fiscal.

Con lo anterior se autoriza la contratación de coberturas de tasas de interés conocidos como CAPS, instrumentos derivados de intercambio de tasas conocidos como SWAPS y cualquier otro tipo de instrumento de cobertura.

“Hasta por el plazo que se requiera conforme a los nuevos financiamientos, con instituciones del sistema financiero mexicano que ofrezca las mejores condiciones de mercado. Asimismo, se autoriza que estas operaciones cuenten con la misma fuente de pago de los financiamientos a los que se encuentren asociados”.

Al respecto, los legisladores del PAN insistieron en que se tienen que sumar 12 mil 530 millones 784 mil 185.72 pesos al monto total, que equivalen al 30 por ciento de la reestructura que podrán constituir garantías de pago, para quien o quienes brinden el crédito.

Además, esos recursos según el propio dictamen serán pagaderos a 25 años y no a 20 años como se promete que será el adeudo de la cuenta pública a largo plazo en la iniciativa del gobernador.

 Por esta razón los legisladores del blanquizul, apoyados por diputados de otros partidos, estimaron que la deuda será por 56 mil 341 millones 145 mil 524.45 pesos.

REESTRUCTURA SE APROBÓ EN POCO MÁS DE UNA SEMANA

La iniciativa de decreto fue turnada por la Mesa Directiva a la Comisión de Hacienda el pasado jueves 25 de julio y como no se circuló con 24 horas de anticipación se tuvo que dispensar su lectura este miércoles.

En términos generales la propuesta plantea el permiso de los diputados para que la contratación de los nuevos financiamientos pueda celebrarse a través de uno o varios créditos o convenios de reestructura, pagaderos a un plazo máximo de 20 años y mediante una licitación pública.

Igualmente se proyecta la extinción de los mecanismos de pago y del Fideicomiso Público celebrado en la reestructuración de Miguel Ángel Yunes Linares con ClBanco, S.A., Institución de Banca Múltiple, en su carácter de Fiduciario, proyectando la creación de otro u otros.

De esta manera, según las proyecciones del gobierno estatal el refinanciamiento generaría un ahorro de 4 mil 600 millones de pesos.

En la actual administración se podrían ahorrar más de 2 mil 700 millones de pesos y en la siguiente administración durante los primeros tres años habría otra liberación de mil 900 millones de pesos, disminuyendo de 21.5 años a 20 años el pago de la deuda bancaria.

Finalmente se esperan mejorar las tasas de interés al pasar de 1.17 por ciento a 0.90 por ciento, datos que no están incluidos en el dictamen.

Xalapa- 2019-07-3118:13:08- Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO