Richard Mason es un británico cuya vida cambió de forma brusca, cuando a sus 55 años se enteró de algo que afectó por completo su vida. Se trataba de una visita de rutina, o eso es lo que él creía. Nunca imaginó que los médicos le dirían que sufría fibrosis quística, una enfermedad que se había cobrado la vida de su hermana años antes. Pero esa no era la única sorpresa desagradable que aquel día le deparaba. Curiosamente, Richard se había hecho una prueba años atrás para conocer si podía desarrollar esta afección, la cual había dado negativo.

Con antecedentes familiares, sabía que se trataba de una enfermedad con una tasa alta de mortalidad y con pocas opciones más que un trasplanté doble de pulmón, que, además, no siempre funciona. Lo que no sabía, es que la mayor parte de afectados por fibrosis quística son estériles. Sus esperanzas se desplomaron a la par que su diagnóstico. Ante tan crudas noticias, Richard no pudo evitar pensar en la posibilidad de que un gran error se hubiera cometido. ¿Cómo no iba a ser el padre de sus hijos?

El hombre de negocios buscó opiniones de los mejores profesionales al rededor del país, pero todos coincidieron en el diagnóstico. Tuvo que aceptar que sufría fibrosis quística. El siguiente paso lógico para este hombre era confirmar si efectivamente, los tres niños que había criado con tanto amor no eran suyos. Richard llevaba 10 años divorciado de su ex y madre de sus hijos. Su relación nunca había sido buena, ni siquiera cuando seguían juntos, pero fue quien, al fin y al cabo, engendró a sus supuestos hijos.

Al separarse, ella recibió cinco millones de su fortuna, además de una suma mensual como pago de la manutención de sus hijos. Al conocer su diagnóstico, ella fue la primera persona a quien llamó. Lo negó todo, alegando que no importaba qué dijera la ciencia. Pero después de una confrontación, al fin esta mujer mentirosa aceptó que durante el tiempo que duro su matrimonio se le fue infiel a Richard Mason y todo por la avaricia.

Ella prefirió mantener la mentira, para poder sacar más dinero por manutención, e incluso llegó a contratar los servicios de un detective, con la intención de poder encontrar algo para poder obtener más dinero de su marido. ¡Lo que algunos hacen por dinero!

LBP Noticias