Vecinos de la colonia Carranza primera sección, solicitan al gobernador del estado de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, a la Fiscalía General del Estado de Veracruz y autoridades municipales que los ayuden a recuperar el cuerpo de un hombre en situación de calle para darle un sepulcro digno y evitar que su cuerpo sea depositado en la fosa común.

 

La falta de documentos oficiales, que no encuentran ni en Veracruz ni en Oaxaca, no les permite que el Servicio Médico Forense les entregue el cuerpo.

 

Emiliano Martínez Jacinta (de 57 años) murió el jueves 25 de julio sobre un remolque tras vomitar sangre. Esa noche llovió y los vecinos le improvisaron una carpa con unas lonas, estuvieron pendientes de él hasta las 3:00 de la mañana, cuando volvieron a verlo ya había fallecido.

 

Los habitantes de la calle Excelsior lo recuerdan como un hombre educado que a pesar de estar enfermo de alcoholismo, cirrosis hepática y tuberculosis, ayudaba al vecindario.

 

Por las mañanas barría las calles sin que se lo pidieran y se mantenía pendiente de sus vecinas.

 

Aunque Emiliano vivía en unión libre con una mujer, esta se niega a entregar información que pueda apoyar a los vecinos a tramitar los documentos que permitan recuperar el cuerpo del Semefo.

 

“Ya hemos acudido a todos los lugares y no nos quieren dar el cuerpo, nosotros lo que queremos es darle una cristiana sepultura. Esta persona vivía en la calle y siempre nos barría la calle y entre todos los vecinos le dábamos un taquito a él.

 

“Estamos sufriendo porque él no es un animalito, es un humano al que se necesita darle cristiana sepultura aunque sea un indigente. Hablamos al DIF y el DIF dijo claramente que no tenían recursos”, señaló Elba Juárez.

 

Emiliano, a quien los vecinos conocían como El Flay, tenía una perrita criolla a la que llamó Estrella. Ella también monta guardia junto al sillón reclinable en donde dormía su dueño, en la calle.

 

Sobre el remolque donde Emiliano murió los vecinos han colocado una cruz con flores, una veladora y su fotografía. Entre todos reunieron fondos para pagar los servicios funerarios y una velada.

 

En cuanto recuperen el cuerpo, velarán a Emiliano en la calle que le dio asilo por aproximadamente ocho años. Estrella se quedará al cuidado de una de las vecinas que desde hace tiempo la alimenta.

 

 

OliviaHernández Ortiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO