El caso de una menor de edad que pudo haber sido violada por cuatro policías uniformados y en una patrulla es algo verdaderamente alarmante. Sobre todo, porque uno espera de la policía auxilio, seguridad. Sin embargo, que anden policías sueltos, con uniforme, placa y patrulla buscando cometer abusos y violaciones es algo que no se puede permitir. Una joven residente de Azcapotzalco denunció que cuatro policías la violaron en la misma patrulla. La menor de edad relata que un amigo la dejó a dos cuadras de su casa y que cuando caminaba con ese rumbo una patrulla se acercó.

Un oficial le dijo que ellos la llevarían, la obligaron a subir a la patrulla y empezaron a quitarle la ropa para después uno a uno violarla. Suena inverosímil, sobre todo por el hecho de que hayan sido policías, y cuatro. ¿Ninguno de los servidores públicos se puso a pensar en lo que estaban haciendo? Los estudios que se le hicieron a la joven muestran que si hubo abuso físico y psicológico.

Los cuatro policías ya están identificados y se espera que asuntos internos de Seguridad Ciudadana lleve a cabo una investigación minuciosa para deslindar responsabilidades. En caso de resultar culpables los servidores públicos se les deberá dar una sanción ejemplar, para que, aquellos que tengan intención de cometer algún acto semejante, desistan.

LBP Noticias