China concentró fuerzas policiales en el estadio de Shenzhen, ciudad fronteriza con Hong Kong, en medio de la escalada de la crisis por las manifestaciones prodemocracia en la isla.

 

Los hombres concentrados estaban rodeados de camiones y blindados de transporte de tropas, constataron periodistas.

 

Tras dos meses de manifestaciones a favor de la democracia, Pekín dejó sobrevolar estos últimos días el fantasma de una intervención para restablecer el orden en la excolonia británica.

 

El gobierno chino denunció agresiones que calificó “de tipo terrorista” contra sus habitantes en los enfrentamientos el miércoles en Hong Kong.

 

En medio de la creciente tensión, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que espera que el gobierno chino actúe con “humanidad” por el bien de las negociaciones comerciales entre las dos potencias.

 

El mandatario estadounidense pareció vincular un eventual acuerdo comercial con Pekín a una resolución “humana” del violento enfrentamiento en Hong Kong, en una serie de tuits.

 

Staff Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO