Una familia ubicada en la colonia Playa de Oro, cerca del malecón costero de Coatzacoalcos fue desalojada con lujo de violencia por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública.

 

Los hechos ocurrieron desde muy tempranas horas de este miércoles, cuando de  forma sorpresiva maquinaria pesada y más de 8 patrullas acudieron al domicilio localizado en la calle Miguel Negrete,  para demolerlo sin mediar palabra con los afectados quienes aseguraron llevan más de 40 años viviendo en este predio.

 

Pese  a los gritos de suplica de la señora Catalina Soriano Reyes de 62 años  quien aseguró tener el derecho de posesión del terreno,  fue ignorada y amedrentada por los uniformados quienes de manera agresiva la sometieron y la esposaron para subirla a una patrulla.

 

 

 

 

 

 

“Llegaron como a las 7:30 de la mañana, me pegaron, me ataron, me subieron a la patrulla y me esposaron, me dijeron que traían una orden de desalojo que ahora si se iba a cumplir, una mujer llamada Petronila fue la que me hablo para decirme”, narró  la víctima, con tristeza y coraje.

 

 

 

 

Ante la indignación  del caso los vecinos enardecieron del coraje y procedieron a impedir con insultos y jaloneos  que las patrullas se marcharan del lugar llevándose a la persona de la tercera edad, generándose una rencilla entre los colonos y las autoridades.

 

Cuando los elementos policiacos intentaron  retirarse, entre ellos integrantes del grupo antimotín, quienes llevaban escudos de plástico, también les comenzaron a lanzar piedras.

 

 

 

En el lugar sólo quedaron restos de láminas y maderas, material con el que estaba construida la casa de esta humilde familia. Las pocas pertenencias con que las contaba  la señora Catalina, también se las quitaron ya que  fueron subidas a un camión de mudanzas.

 

Cabe recordar que hace seis años  inició un conflicto legal por la disputa de este predio con  el ciudadano Miguel Ángel Uribe Quino a quien se le responsabiliza de este hecho.

 

Ante la inconformidad y como medida de presión  los vecinos procedieron  a bloquear el boulevard costero, a la altura de la calle Álamo y Manuel Negrete, a unos metros de Plaza Patio

 

Cerrando el acceso con palos, piedras y otro objeto y colocando una manta en una escultura que se encuentra en ese punto del malecón reprochando el uso excesivo de la fuerza pública.

 

 

Staff Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO