Investigadores del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV), del Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la Universidad Veracruzana (UV), así como de otras instituciones educativas realizan monitoreos constantes a este sistema arrecifal ante la alerta de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) por la posible llegada de la plaga “síndrome blanco”.

 

Detectado en 2014 en arrecifes de coral de la Florida, esta enfermedad avanzó al Sistema Arrecifal Mesoamericano que incluye México, Belice, Honduras, zonas de Las Antillas y parte de la Florida. En arrecifes de Quintana Roo desde hace un año está presente esta plaga que a diferencia de otras enfermedades mata al coral.

 

Los arrecifes de coral son los principales productores de oxígeno y captan el bióxido de carbono (CO2), mitigan impactos a la costa generados por nortes y tormentas, y convergen en él diversas especies.

 

En el PNSAV hay 36 especies de coral descritas, cada una tiene una taza de crecimiento diferente, en promedio de 3 centímetros al año, comentó el biólogo Jezahel Virgilio Miranda Zacarías del departamento de monitoreo del Parque Arrecifal Veracruzano y encargado de los asuntos de la dirección del parque.

 

Causas

 

Miranda Zacarías explicó que son varios factores los que se vinculan a este síndrome como la calidad del agua, el uso de protector solar, el arribo masivo de sargazo ya que “ni siquiera está identificado en concreto cuál es el patógeno al cual se le puede achacar”.

 

“Pero principalmente una de las causas o las atribuciones que lo puede generar es la calidad del agua. Esta calidad del agua se puede ver mermada por diferentes condiciones y es asociada a los patógenos que existen en el agua, esto quiere decir que la falta de plantas de tratamiento, las descargas de aguas residuales y el mal tratamiento en general de las condiciones del agua pudiera ser una de las tantas causas”.

 

El investigador del Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías (Icimap) de la UV, Horacio Pérez España señaló que todo el Sistema Arrecifal Mesoamericano, incluyendo el Golfo de México, es de los lugares que tiene más enfermedades en el mundo en corales.

 

Pérez España destacó la importancia de los monitoreos a los arrecifes al señalar que se trata de una enfermedad que avanza rápido, y dependiendo del tamaño de la especie puede matar a un coral en semanas.

 

“En dos, tres semanas puede haber matado una colonia de corales mediana”, expresó el investigador de la UV.

 

Alerta

 

Jezahel Virgilio Miranda Zacarías del departamento de monitoreo del Parque Arrecifal Veracruzano confirmó que hay una alerta ante la posible llegada de este síndrome.

 

“Como está asociado principalmente a las condiciones del agua, pues existen diferentes corrientes que en determinado momento pudieran propiciar que los mismos patógenos que están presentes en esa zona pudieran llegar acá, desde luego que hay una alerta generalizada.

 

Nosotros tenemos un sistema de monitoreo que realizamos tres veces al año y en éste estamos haciendo observaciones directas, haciendo video transectus, foto transectus y análisis que de por sí hacemos de forma común, pero estamos poniendo especial atención en observar si presentan alguna de estas colonias este síndrome, y quiero decirles que hasta ahora no tenemos ningún indicio ni siquiera de que se pueda presentar en el Parque Arrecifal en las aguas del Golfo de México”.

 

Si embargo, otros especialistas han advertido la presencia del “síndrome blanco” en la zona de Progreso, ciudad en la Península de Yucatán, y que además

 

es conexión entre el mar Caribe y el Golfo de México, por lo que el riesgo de que la enfermedad que está matando al coral está cada vez más cerca.

 

En riesgo

 

Con una extensión de 65 mil hectáreas, en el Parque Arrecifal Veracruzano hay al menos 36 especies de corales descritas, de las cuales 25 son susceptibles a este “síndrome blanco”, aclaró Miranda Zacarías.

 

Motivo por el que se encuentran en alerta permanente, realizando monitoreos, al igual que investigadores de otras instituciones educativas con las que tienen firmados convenios de colaboración.

 

En caso de detectarse este síndrome en el parque arrecifal veracruzano se debe dar aviso a las autoridades, la CONANP recomienda a los buzos no tocar las colonias de corales infectadas, los equipos de buceo que utilice la gente tiene que lavarse con cierto detenimiento para evitar que sea el mismo buzo un medio de transporte de estos patógenos entre un arrecife y otro.

 

Sin embargo, mencionó que no es tan fácil poder identificar un “síndrome blanco” debido a que en Veracruz comúnmente existen colonias con banda blanca, con blanqueamiento que son muy parecidos al aspecto que presenta el ‘síndrome blanco’.

 

Los daños que genera esta enfermedad son irreversibles, mata al coral; en Quintana Roo trabajan en rescatar fragmentos de corales sanos y trasladarlos a otras zonas donde registran mejores condiciones el agua pero no todas las especies logran adaptarse, además de los años que lleva su crecimiento.

 

Una hectárea de arrecife de coral tiene un valor estimado de 130 mil dólares por año, por las diversas actividades que se realizan, turismo, pesca, diversas actividades.

 

MyriamSerrano/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO