Quien no conozca a Iván López Fernández, conocido en los bajos mundos como El Burro, que lo compre. Y es que se sabe que El Burro López Fernandez, ahora que ha visto que Lorenzo Portilla ha sido exhibido como incapaz, corrupto y extorsionador, él levanta el dedo para quedarse como titular del ORFIS. Dice López Fernández, excontralor de Javier Duarte, que ya Cuitláhuac García le dio la bendición. López Fernández anda ya cabildeando con algunos diputados de Morena, a quienes les mostrará como se puede hacer buen negocio con las auditorias y la fiscalización.

Por cierto, cuando Lorenzo Portilla dijo que no pudo hacer nada en contra del saqueo de Duarte y compañía, que porque Duarte perfeccionó el arte del saqueo, se estaba también refiriendo a la asesoría que Iván López Fernández le brindó al exgobernador. López Fernández fue el perfeccionador, un hombre de todas sus confianzas.

En algún momento Tarek Abdalá, en su papel de soplón, confesó que a Iván López se le encargaron las cajas de huevo con mil millones de pesos que se debieron entregar al PRI nacional. El arte del desfalco es una de las especialidades de este aspirante a ser titular del ORFIS.

LBP Noticias