Le dicen Baixinho, que quiere decir “bajito”, pero su nombre real era Claudino da Silva. Este narcotraficante, miembro de una de las bandas más peligrosas de Brasil, intentó escapar de la prisión disfrazado de mujer, usando una máscara de látex y vestido con la ropa de su hija de 19 años, quien al parecer estaba de acuerdo con su padre, pues ella se había quedado en la celda en lugar de él.

El problema es que antes de salir a la calle descubrieron que Baixinho no era la adolescente de 19 años, ello al advertir que tenía una actitud extraña. Un video que circula en redes muestra el momento en que Claudino da Silva de 42 años se va despojando de su disfraz, muy bien elaborado, por cierto. A Baixinho de inmediato lo regresaron a su celda, donde la madrugada de este martes fue encontrado colgado de una sábana.

Cabe mencionar que la prisión Bangu 1, en Río de Janeiro es una prisión de alta seguridad, por lo que se cree que a Claudino los “suicidaron”; pero eso tendrá que ser investigado. Baixinho era uno de los líderes del Comando Rojo, uno de los grupos que controla el narcotráfico en gran parte de Río de Janeiro.

LBP Noticias