Agencias /Sociedad 3.0

 

El Ministerio de la Mujer y el Desarrollo de la Infancia de India ordenó la inmediata investigación de todas las casas de acogida de niños gestionadas por las Misioneras de la Caridad, orden católica creada por la Madre Teresa de Calcuta en 1950, ante la sospecha de tráfico de bebés. Las dudas sobre las prácticas ilegales de la organización vienen precedidas del caso que salió a la luz a principios de este mes. Entonces, las autoridades del estado de Jharkhand, al este del país, cerraron uno de los refugios para mujeres solteras embarazadas y detuvieron a una de las monjas y a otra trabajadora social por vender un bebé en el hospicio administrado por la Orden en Ranchi, capital de aquel Estado.

“Tomando nota de los recientes casos de adopciones ilegales realizados por las Misioneras de la Caridad en Jharkhand, Maneka Gandhi [la ministra de la Mujer y la Infancia] ha instado a los Estados a inspeccionar inmediatamente todas las casas de acogida de niños gestionadas por las Misioneras”, explica la declaración del ministerio. Medios locales calculan que la orden gestiona hasta 30 orfanatos. Los responsables de la congregación religiosa han rehusado comentar la decisión del Ejecutivo, aunque ya se habían declarado sorprendidos por el caso destapado hace unas semanas. “Estamos completamente conmocionados por lo que ha ocurrido en nuestra casa de acogida de Ranchi […] Nunca debía haber sucedido. Está en contra de nuestras convicciones morales. Estamos estudiando detenidamente la cuestión”, se leía el comunicado de las religiosas.

 

Con información de El País