En las acciones para abatir la violencia y la delincuencia debe involucrarse toda la sociedad y no pensar que esa tarea únicamente le compete a las autoridades, aseveró el obispo de la Diócesis de Veracruz, Carlos Briseño Arch.

Al acudir a la Catedral de Veracruz para oficiar la Eucaristía por los Familiares y Desaparecidos que se realiza el primer domingo de cada mes destacó que la Iglesia se suma al dolor de quienes viven en la incertidumbre por no saber el paradero y el destino de un hijo u otro ser querido.

Cabe señalar que a esas misas suelen acudir madres de los desaparecidos, entre ellas las del Colectivo Solecito y otras que llevan años esperando encontrar a sus hijos o lo que queda de ellos, para poner fin a su desesperación.

Ante ello el jefe de la curia católica en esta demarcación que abarca a varios municipios resalto que todas esas familias cuentan con el apoyo espiritual de la Iglesia.

“Como todos los meses, oramos por las personas desaparecidas, animamos también su espíritu para que vivamos esto desde la fe y le demos una visión completamente sobrenatural, sobre todo a nuestra vida, sobre todo para que sigamos adelante todos en la vida.

“Algunos ya han ido trabajando en eso y superando parte de eso para seguir adelante en sus vidas. A otros les ha costado un poco más, pero es parte del proceso humano”, dijo.

Dejó en claro que en la lucha contra la delincuencia que enluta a cientos de familias veracruzanas lo importante no es buscar culpables, sino que cada quién asuma la parte que le toca para abatirla desde su ámbito, porque no se trata de delegar responsabilidades sino también de asumir las propias.

“Que cada quién desde nuestra trinchera haga lo mejor para erradicar ese tipo de violencia e ir generando una conciencia en la sociedad de que todos tenemos que trabajar por la seguridad, por vivir mejor, por respetar la vida de los demás, por respetar todo lo que nos rodea”.

-¿En este caso a quién le corresponde?

“A todos, no es una obligación de uno. Por supuesto que el gobierno tiene una parte, pero también tiene otra parte la población, y los creyentes católicos también tienen su responsabilidad. Todos tenemos, los obispos, los sacerdotes, todos tenemos una responsabilidad; ustedes los periodistas también tienen una responsabilidad en todo esto”, puntualizó Briseño Arch.

En alusión a una agresión en Texas, Estados Unidos, que dejó varias personas muertas, entre ellas algunos mexicanos, el clérigo resaltó que hechos como ése derivan de la promoción que se hace de la violencia como si fuera algo ya normal, sobre todo en los medios de comunicación.

Destacó que la violencia genera más violencia y hace que la gente se acostumbre a ese tipo de cosas que no son normales ni deseables.

 

FEMINICIDIOS

El obispo de Veracruz opinó que en temas como los feminicidios no ve cerrazón del gobierno estatal al reconocimiento de ese problema, sino más bien una actitud distinta.

Consideró que más que minimizar los feminicidios, la administración de Veracruz no ha enfrentado la situación de manera frontal, pero dijo que ese tema debe estar sobre la mesa de la autoridad, siempre con la corresponsabilidad de la sociedad y que ésta no lo delegue sólo en el gobierno.

HeladioCastro/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO