Por si acaso

Por: Carlos Jesús Rodríguez

EL 8 de Septiembre del año en curso, no solo estará en juego la dirigencia Estatal del PAN –tras la anulación de la elección interna por parte de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) el pasado 17 de Julio, dictamen que bajó de la Presidencia a José de Jesús Mancha Alarcón, al detectar trampas en el proceso donde, supuestamente, fue electo-, sino otro asunto que confrontará a los Yunes (encabezados por Miguel Ángel Yunes Linares y su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez) con los Rementería (representados por Julen Rementería del Puerto y su heredero, Bingen Rementería Molina), antiguos amigos pero, ahora, distanciados tras la derrota de Yunes Márquez en la elección de Gobernador que ganó Cuitláhuac García Jiménez gracias al arrastre de Andrés Manuel López Obrador (ya que de lo contrario, por si solo, habría llevado a MoReNa al cuarto o quinto sitio). Y es que ambas familias, los Yunes y los Rementería quieren disputar la Gubernatura en el 2024, y dependiendo de quién quede al frente del Comité Directivo Estatal del PAN es como podrán tejer rumbo al futuro, aunque antes buscarían acaparar las alcaldías de Veracruz y Boca del Río que, actualmente, contra lo que se diga, son bastiones de la familia Yunes, aun cuando papá Rementería sea Senador –por obra y gracia de su ex jefe, el ex Gobernador Miguel Ángel- y su hijo, diputado local, también, por la misma causa.

INSISTIMOS, EL pleito no es lejano, pero tuvo su principal diferencia en 2018, cuando Julen Rementería buscó ser el candidato del PAN a la Gubernatura, sustentando la legítima aspiración en su carrera política que no es menor: fue regidor del Ayuntamiento de Veracruz de 1997 a 2000. Diputado local del 5 de Noviembre de 2000 al 22 de Enero de 2004 cuando pidió licencia para contender por la presidencia municipal de Veracruz, elección que ganó y que le permitió ser alcalde porteño del 1 de Enero de 2005 al 31 de Diciembre de 2007. En 2008, el presidente Felipe Calderón Hinojosa lo nombró Coordinador General en la zona centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes pero renunció en 2011. Volvió a ser Diputado local de 2013 a 2016, y el 1 de Diciembre de 2016 fue designado por el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares como titular de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas para sacarlo de la jugada sucesoria que tenía preparada a favor de su hijo Miguel Ángel, dos veces alcalde de Boca del Río y una vez legislador local. Y aunque Julen Rementería lo platicó con Yunes Linares, éste lo convenció que en base a las encuestas, su hijo sería el candidato a la Gubernatura, y el hijo de Julen, como premio de consolación obtendría la diputación local, lo que aceptó el funcionario yunista que el 8 de Febrero de 2018 renunció a la Secretaría de Infraestructura para ser candidato a Senador por Veracruz en el periodo 2018 a 2024, siendo derrotado por Rocío Nahle García y Ricardo Ahued Bardahuil (gracias a que este último tuvo una votación extraordinaria), pero aun así fue Senador por la primera minoría. Yunes Márquez, por su parte, perdió la Gubernatura, aunque su votación ha sido superior a la obtenida por cualquier Gobernador que le antecedió a su padre, incluido la obtenida por el propio Yunes Linares.

AHORA BIEN, quizá el error más grande cometido por el ex Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares –algo que dicen, es frecuente en su persona- fue deshacerse de uno de sus más cercamos amigos y ex colaboradores como Joaquín Rosendo Guzmán Avilés que durante mucho tiempo fue su operador más leal en el norte del Estado. El afamado “chapito Guzmán” ha gobernado el municipio de Tantoyuca en tres periodos (2011-2013), (2005-2007) y (2000-2003), además de haber sido diputado local y Secretario de Agricultura invitado por Yunes Linares en su gabinete, pero cuando quiso ser dirigente Estatal del PAN, el gobernador lo paró en seco y brindó todo el respaldo a José de Jesús Mancha Alarcón para que fuera el Presidente de ese partido en la Entidad, permitiéndole a Mancha negocios subrepticios –a él y a su familia- en el Gobierno que encabezaba, que le permitieron financiar su campaña ante el malestar de Guzmán Avilés que jamás aceptó el triunfo de Mancha, y que una y otra vez lo impugnó, hasta que finalmente la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló la elección y ordenó una extraordinaria para el 8 de Septiembre de este año que será coordinada por una Comisión Organizadora Estatal nombrada por la Comisión Permanente Nacional a fin de amarrarle las manos tanto a los Yunes como a los Mancha.

NO ES fortuito, por lo tanto, que antiguos yunistas como los Rementería del Puerto-Molina hayan decidido sumarse al proyecto del “Chapito Guzmán” que parecería ir en caballo de hacienda rumbo al triunfo, lo que traerá un severo daño colateral a los Yunes en las futuras elecciones en caso de imponerse el de Tantoyuca: 1.-Si el “chapito” es el futuro líder Estatal del PAN, tenga la seguridad que en la elección municipal que se avecina, los ahora guzmanistas, Bingen Rementería Molina y Juan Manuel De Unanue Abascal serán los candidatos a las alcaldías de Veracruz y Boca del Río o viceversa, y de ganar, la familia de El Estero quedará reducida y sin margen de maniobra para lo que viene, puesto que Guzmán Avilés buscaría imponer al mayor número de aspirantes a las presidencias municipales, dejando fuera, si es que no se somete en tiempo y forma, al mismísimo Sergio “Bailador” Hernández, el coordinador de los diputados locales del PAN que ya no coordina a nadie.

2.-TAMBIÉN, SI gana Joaquín Guzmán Avilés la Presidencia Estatal del PAN, Julen Rementería del Puerto ¡por fin” será candidato a Gobernador en 2024, y no Miguel Ángel Yunes Márquez como pretende el clan que repita. Por ello se anticipa que la lucha por la dirigencia panista será encarnizada, porque será la definitiva, y colateralmente tiene muchas aristas que estarán presentes en el 2021 y en el 2024, cuando se renueven alcaldías, diputaciones locales y Federales y, por último, la Gubernatura. Esto no termina hasta que se acaba, y los Yunes, crea usted, no se quedarán cruzados de brazos como buenos árabes. Así de simple.

*****

LA BONDAD es un comportamiento marcado por una disposición a hacer el bien, con características éticas y una preocupación hacia los demás. La humildad es la única y verdadera sabiduría que nos prepara para todos los posibles caminos y cambios de la vida. Así fue el Cardenal y Arzobispo Emérito de Xalapa, monseñor Sergio Obeso Rivera en su vida y comportamiento, y quien seguramente ahora goza de la gracia del Creador Supremo. Descanse en paz un indiscutible buen hombre de pensamiento superior, y qué lástima que algunos trasnochados no entiendan que Honrar Honra. DEP. OPINA carjesus30@nullhotmail.com