Shandong, China, el pasado domingo 4 de agosto, una mujer arremetió a golpes en contra de su pequeña hija, esto porque la menor no se apuraba a comer rápido, pero lo peor es que los fuertes golpes de esta mujer hacia la pequeña, le causaron la muerte. La desalmada mujer ya fue detenida, y las autoridades investigan al padre, por su probable complicidad, ya que éste no hizo algo al respecto. Cuando éste fue presentado para brindar su declaración mencionó: “No pude detener a mi esposa y también me golpeó. Mi hija no fue llevada al hospital de inmediato, debido a que mi mujer me impidió su traslado”.

Fue hasta después que el padre logró trasladar a la pequeña a un hospital que la atendieron. Lamentablemente la pequeña perdería la vida. La menor murió por varias graves contusiones en el cuerpo causadas por la propia madre, de acuerdo con la policía y médicos. Se espera que las autoridades hagan pagar a esta mujer con todo el peso de la ley, por haberle arrebatado la vida a esta pequeña, de forma tan violenta.

Lo agravante del caso es que se supone que la madre es quien debe proteger la vida de sus hijos, pero en este caso, ella, la madre, fue quien agredió a la menor. Ojalá el padre no esté mintiendo, y si es así, que también lo hagan pagar, por no haber hecho más para salvarle la vida a su hija.

LBP Noticias