Nestlé rechazó que el proyecto que desarrolla para construir una planta en Veracruz venga acompañado de depredación. De paso, la trasnacional rechazó que intervenga en el precio del café como acusaron algunos productores locales, y refirió que el abaratamiento en el costo del aromático depende de la Bolsa de Valores, basada en la producción de Brasil.

Cuestionado respecto a la resistencia que ha encontrado Nestlé para instalarse en Veracruz, Philipp Navratil, vicepresidente de cafés y bebidas de Nestlé México, aseveró que la falta de información no ha permitido valorar que habrá consumo de grano local usado para el mercado nacional, derrama económica, creación de empleos directos e indirectos.

Uno de los ‘mitos’, advirtió, que se desplazará a los productores de café arábiga. El Vicepresidente Ejecutivo de cafés y bebidas de Nestlé México afirmó que su compromiso es adquirir café de productores de México y Veracruz: robusta y arábiga.

Y es que productores de Veracruz han exigido al Gobierno Federal entregar recursos para impulsar la siembra de este grano, en lugar de apoyar la instalación de una planta de Nescafé en Veracruz.

“Nescafé nos quiere nescafetear, pero no lo vamos a permitir”, advirtió un campesino, durante una protesta en Xalapa.

Miembros de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Cafetaleras (CNOC) acusaron que la empresa utiliza café de la variedad robusta que se usa para el café soluble, lo que desplazará los cultivos de café arábiga en Veracruz.

Los productores de arábiga aseguraron que sí habrá afectaciones, porque cuando los mercados se inundan de café de mala calidad y bajos precios, repercute en el precio del café de buena calidad.

No obstante, Navratil descartó esta situación, pues el costo del aromático depende de la Bolsa de Valores y según la trasnacional, el café arábiga también es considerado en sus procesos. La empresa suiza prevé que empezará a producir desde Veracruz en octubre de 2020.

El proyecto de Nestlé en Veracruz registra 30 por ciento de avance y la trasnacional incluso ya inició trabajos para los accesos carreteros.

Nestlé informó que hace un mes ya se contrató a las primeras 15 personas que trabajarán en la planta y que de forma indirecta en su construcción ya se emplea a más de 150.

CONTRA USO DE PESTICIDAS Y TRABAJO INFANTIL EN VERACRUZ

Por otra parte, el ejecutivo de la transnacional aseveró que en Veracruz Nestlé privilegia el ámbito económico, social y ambiental. Añadió que Nescafé prevé que para el 2025 el 100 por ciento del café del que abastece en México sea sustentable, libre de pesticidas.

En su estrategia global, se ubicó a Chiapas, Guerrero, Puebla, Oaxaca y Veracruz en el programa “Plan Nescafé” para impulsar la producción en el campo de manera sustentable. Nestlé ha invertido más de 400 millones de pesos en estos cinco estados.

Navratil expuso que con este proyecto se persigue levantar la producción local sin que intervengan métodos industriales que afecten los componentes naturales. Se espera lograr que para el 2025 estos cinco estados estén certificados con el Programa Internacional de Producción Sustentable de Café Código Común de la Comunidad Cafetalera (4C), que pretende generar abastecimiento responsable y sustentable.

La certificación 4C, iniciativa pública-privada originada en Alemania, en aras de la sustentabilidad y cumplimiento de códigos de conductas para que el productor cuide el ambiente, manejo adecuado del cultivo, no uso de químicos prohibidos y colaboración contra la explotación infantil.

La empresa suiza se proyecta tres fases en su instalación en Veracruz, la primera con una inversión inicial de 154 millones de dólares. Se espera que cierre con una erogación final de mil millones de dólares a lo largo de sus tres fases.

Juan Carlos Pardo, director de Asuntos Corporativos de Nestlé México, aseveró que ya se tiene todos los permisos y que incluso se requirieron máquinas de Europa. “Aquí en Veracruz vamos a hacer lo mismo que hacemos en la fábrica de Toluca, pero de forma más eficiente”.

Sostuvo que la mano de obra es y será 100 por ciento local para que la derrama económica se quede en la zona. “Hablamos con los líderes sindicales. Nos pidieron que se la planta se construyera con empresas locales. Incluso ayudamos a los proveedores para que también sean proveedores veracruzanos los que contratemos. Nos pidieron que la derrama económica se quedara en el estado”.

Luis Ferrer / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO