Este domingo el papa Francisco expresó su cercanía espiritual con las víctimas de los tiroteos perpetrados en dos ciudades de Estados Unidos este fin de semana y rezó por las decenas de víctimas mortales que han provocado.

“Queridos hermanos y hermanas, soy espiritualmente cercano a las víctimas de episodios de violencia que en estos días han ensangrentado Texas, California y Ohio, en Estados Unidos, contra personas inermes”, dijo posterior al rezo del Ángelus dominical.

Francisco animó a los cientos de fieles que le escuchaban desde la plaza de San Pedro a unirse a su oración “por todos los que han perdido la vida, los heridos y sus familiares”, instó.

Acto seguido el Papa se sumió unos instantes en silencio para orar desde la ventana del Palacio Apostólico, donde preside el Ángelus cada domingo, y después rezó un “Ave María”.

 

Fuente: Milenio