Si El Salvador y Honduras tienen en común la crisis de seguridad para motivar un éxodo migrante, Nicaragua es otro caso en el que la represión por parte del presidente Daniel Ortega provoca la huida de sus habitantes a naciones como Costa Rica y ahora a México.

“El 19 de abril de 2018, de ahí estalla todo… hicieron un plan limpieza o plan plomo, quien se le imponía lo mataban… ¡Queremos una Nicaragua libre, ya no queremos una dictadura!”, expresó ‘Jaime’, un inmigrante nicaragüense, al que por anonimato se le denominó de esta manera tras una entrevista en Diario del Istmo.

Del 2018 a la fecha más de 40 mil nicaragüenses se refugian en Costa Rica, por lo que la cifra podría ser mayor en cuanto a quienes huyeron a México tras haber participado en manifestaciones contra Daniel Ortega.

“El estar fuera de tu país te da valor para ir a otro país, ser refugiado y poder decir la verdad de las cosas que pasan en Nicaragua, las cosas que no se ven y que no se saben… muchas personas se han ido, son cientos de miles, en Costa Rica está la mayoría… Panamá y Costa Rica está lleno de ‘nicas’”, reveló Jaime.

Son esas dos naciones centroamericanas a donde huyen principalmente quienes tienen mejores posibilidades económicas y así expresar lo que ocurre en Nicaragua, que está convertida prácticamente en una dictadura, en la que la libre expresión es una sentencia de muerte.

“Ya no tenemos libertad de expresión… ‘Cien por ciento Noticias’, un canal que no va con el frente sandinista fue desbaratado, los directores del canal estuvieron casi cinco meses presos, te meten una psicosis porque te quieren volver loco”, señaló el joven de 30 años, quien dejó a su esposa embarazada, a una hija y a sus padres tras haber participado en una revuelta.

HONDUREÑOS SIN MEJORAS

De igual forma otros dos hondureños llegaron a esta redacción para indicar que se vieron obligados a abandonar su país, debido a que el gobierno poco hace por mejorar la situación de seguridad que se ve mermada por ‘La Mara Salvatrucha’.

“Hay varios motivos por los que emigramos. En el país de nosotros hay mucha pobreza y mucha violencia, yo tengo un bebé y a como veo el estilo de vida decidí emigrar para trabajar aquí en México porque hay mejores oportunidades, el año pasado que viene en una caravana saqué una visa humanitaria, pero ahorita como la situación está peor ahora quiero solicitar refugio para traer a mi familia”, comentó uno de los jóvenes.

HederLópez Cabrera / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO