La película 127 horas protagonizada por James Franco narra la tragedia de Aaron Ralston, un alpinista cuyo brazo quedó prensado por dos rocas y que quedara atrapado 127 horas hasta que se cortó el brazo y pudo salir con vida. Algo parecido le sucedió a Sum Bora, un joven camboyano de 28 años que quedó atrapado entre dos rocas por cuatro días. Sum Bora estaba recopilando excremento de murciélago que utiliza como fertilizante cuando de repente se le cayó su linterna y en el intento por recuperarla él quedó atrapado entre dos grandes rocas en una cueva en la montaña Chakrai.

Durante cuatro días estuvo sin agua y sin comida hasta que un amigo de él, que también recolectaba guano de murciélago, lo encontró y llamó a los rescatistas. El rescate duró 10 horas y se involucraron en ello 200 personas. Sum Bora comenta: “Había perdido la esperanza de seguir con vida y si hubiera tenido un cuchillo conmigo me habría suicidado”.

Después de arduas labores, y de reducir cuidosamente las rocas el joven camboyano fue liberado con lesiones en la cabeza, las rodillas y el pecho de las cuales se recuperará. Esta es una muestra más de que un grupo de personas unido en un bien común puede conseguir lo que parece imposible.

LBP Noticias