Hijos y exesposas de expresidentes, familiares de altos exfuncionarios de regímenes anteriores, personajes de la alta burguesía de Monterrey, Ciudad de México y Guadalajara, están señalados en las 150 posiciones más representativas de la secta NXIVM que fundó Keith Raniere, actualmente preso en los Estados Unidos por diversos cargos.

Entre las imputaciones contra Raniere, se encuentran asociación delictuosa, crímenes financieros, robo de identidad, lavado de dinero, tráfico sexual, violación y pedofilia.

Pero quizás los que más ha impactado, es que encabezaba una secta sexual que marcaba a las mujeres con un hierro al rojo vivo en su vientre con sus iniciales KR.

A partir de información obtenida por Notimex, a través del portal del periodista Frank Parlato, el líder del culto, los hijos del expresidente Carlos Salinas de Gortari, Cecilia y Carlos Emiliano, así como su exesposa Cecilia Occelli y un par de regiomontanos más que encabezan la secta sexual en México, se pasean libremente por todo el país y ninguna autoridad les ha fincado responsabilidad como al jefe del clan Keith Raniere, preso en una cárcel de Nueva York y quien en el mes de septiembre recibirá la sentencia que seguramente lo confinará a la cárcel.

La estructura piramidal de poder del líder del culto se estableció en base a colores: oro, azul, verde, naranja, entre otros. La banda verde de NXIVM era liderada en México por Carlos Emiliano Salinas Occelli, su hermana Cecilia Salinas Occelli, así como los regios Omar Boone y Jimena Garza Dávila, quienes ocupaban los cargos de mayor rango. Así lo denunció Parlato en su sitio web frankreport.com

Carlos Emiliano, su hermana y los regios “adoraban” al fundador del NXIVM y participaron activamente en los cursos de autoayuda en Executive Sucess Programs (ESP), y eran los encargados de reclutar a más personas para su mentor Keith Raniere. Pero entre los nombres que el periodista enlista, se destaca el de Alejandra González Anaya, hermana del exsecretario de Hacienda, exdirector del IMSS y exdirector de Pemex -José Antonio González Anaya-, en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Pese a las evidencias de su vinculación con NXIVM y aunque su jefe está preso, al día de hoy sus seguidores mexicanos ni siquiera han sido llamados a declarar en Estados Unidos y en México, no existe ninguna orden de aprehensión o comparecencia ante las autoridades judiciales.

Poderosos y encargados de “enganchar” a personas de gran riqueza y poder político, los oscuros personajes naranjas incluyen a Luis Montes Gutiérrez, un regiomontano que radica en Albany, NJ, pero originario de uno de uno de los municipios más ricos de México: San Pedro Garza García, Nuevo León.

Escalones abajo aparece el nombre de Alejandra González Anaya, quien junto a Keith Raniere conformaron la empresa Anima Inc., compañía encargada de hacer coreografías y montajes escénicos de gran formato, con los cuales la también bailarina participó como productora y directora de los eventos de apertura de los Juegos Panamericanos, Juegos Centroamericanos. Una de sus últimas producciones fue el desfile del Día de Muertos, realizado el año pasado en la Ciudad de México.

Alejandra González Anaya y Emiliano Salinas se conocieron en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), donde ambos dictaron conferencias a favor de las empresas creadas por Raniere en México. Además, fueron los encargados de impartir los cursos de autoayuda del programa ESP en una casa ubicada en la calle Cordillera de los Andes, en la colonia Lomas de Chapultepec, en la Ciudad de México.

En dicha pirámide, escalones abajo aparece Marcelo Ortiz de la Garza, un hombre oriundo de San Pedro Garza García, a quien los miembros de esa agrupación apodaban Little Keith (El Pequeño Keith) por su gran parecido con el jefe Keith Raniere.

En otro escalafón aparece la capitalina Fabiola Sánchez De la Madrid, esposa de Federico De la Madrid Cordero, hijo del expresidente Miguel De la Madrid Hurtado, recomendada por Cecilia Salinas Occelli, y quien mantiene relaciones importantes con los grupos de poder en México.

En la tercera estafeta aparecen dos importantes nombres, el primero es el de Cecilia Occelli González, exesposa del expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, quien fungía principalmente como manager de muchos de los miembros de esta agrupación y también se encargaba de reclutar bandas blancas o principiantes.

En el último escalafón de las bandas amarillas aparece Clara Luz Flores Carrales, la alcaldesa priista del municipio de Escobedo, Nuevo León, quien fue recomendada por la banda verde, Jimena Garza Dávila.

Clara Luz es esposa de Abel Guerra un importante político priista, quien por cierto ha sido dos veces alcalde de Escobedo y su coto de poder se ha ampliado a otras esferas, como en el ramo de la construcción y del transporte. Actualmente, Clara Luz es considerada una seria precandidata a la gubernatura de Nuevo León.

Fuente: Notimex