Dra. Abigail Bello Gallardo

Facebook: Abigail Bello Gallardo

Instagram: Prevención_enfermedades_urgente

Twitter: @AbigailBelloGallar

E-mail: draabg170568@nullgmail.com

La rinitis alérgica es la reacción inflamatoria del tejido que recubre internamente a la nariz (mucosa), debido a la acción de diversas partículas que se encuentran en el ambiente. Esta enfermedad se conocía como fiebre del heno, pero es inapropiado denominarla así, ya que no produce aumento en la temperatura y tampoco ocurre únicamente ante la presencia de dicha hierba.

 

La rinitis alérgica no sólo es la enfermedad alérgica más frecuente, sino que su incidencia va en aumento y se encuentra entre las diez primeras causas de consulta médica.

 

La presencia de rinitis alérgica se ha incrementado tanto, que en la última década del siglo XX se consideraba que el porcentaje de la población con esta enfermedad alcanzaba 20 por ciento, pero en la actualidad es 40 por ciento (Leer en: http://elheraldoslp.com.mx/2015/03/16/se-duplica-la-rinitis-alergica-en-menos-de-20-anos-2/).

 

El 80 por ciento de pacientes con asma bronquial presentan rinitis alérgica asociada; y entre el 20 a 40 por ciento de pacientes con rinitis alérgica desarrollan asma (Revisar en: http://alergialafe.org/alergia-respiratoria).

 

Los aeroalergenos más comunes se encuentran en los granos de pólenes de árboles, hierbas y plantas, en el polvo de casa, en los hongos de la humedad, y en los animales domésticos. Las partículas de estos aeroalergenos son de pequeño tamaño por lo que se encuentran en el aire y llegan a la mucosa nasal por el aire inspirado.

Sin embargo, la mayor parte de los pacientes son alérgicos a los ácaros del polvo que viven en almohadas y colchones y se alimentan de escamas de piel humana. Nosotros nos vamos descamando normalmente y los ácaros necesitan de esta descamación para vivir. Cuando los ácaros mueren, vuelan en el aire, forman parte del polvo y son el principal componente que proporciona alergia del polvo doméstico.

 

También puede producir la rinitis alérgica un alimento o una picadura de insecto, lo cual puede provocar el cierre de las vías aéreas con asfixia, ya sea por edema de glotis, un ataque tipo asmático, o causar hipotensión grave que puede llevar a la muerte (Consultar: http://www.cadenagramonte.cu/articulos/ver/51452:reconocen-avances-de-cuba-en-tratamiento-de-la-alergia).

 

Aunque cada persona puede ser alérgico a una sustancia específica, las profesiones más expuestas están en relación con la industria farmacéutica, la alimentaria, la madera, los detergentes, etcétera.

 

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son:

-Estornudos, puede ser muchas veces seguidas.

-Mucosidad transparente, en goteo.

-Comezón de nariz.

-Congestión nasal.

-Fatiga e irritabilidad.

-Dolor de cabeza.

-Ojos inflamados, rojos y llorosos.

-Comezón de oídos y de paladar.

Como consecuencia de la mucosidad es frecuente que el paciente presente goteo hacia la garganta (goteo retro-nasal) y vaya sorbiendo mucosidades, carraspee, o presente tos. La tos puede ser irregular y parecer tos nerviosa, y a veces son toses intensas, irritativas, en ataques, sobre todo por la noche, que causan grandes molestias.

 

La comezón hace que el paciente se frote la nariz hacia arriba (esto se llama saludo alérgico), hacia los lados, en redondo, con el dedo, con la palma o el dorso de la mano, con el brazo, que se la frote contra el hombro.

La comezón también hace que el paciente frunza la nariz, los labios o gire la cabeza. Todo es de manera refleja, involuntaria, sin darse cuenta. Se pueden confundir estos síntomas con tics nerviosos.

 

El taponamiento o la congestión nasal puede ser debido a la mucosidad o a la inflamación de la nariz; por esa obstrucción se puede roncar, respirar con la boca abierta e irla deformando.

 

La rinitis alérgica también hace que aparezcan ojeras y se pierda el olfato.

Otro síntoma frecuente es sangrar por la nariz. Estas hemorragias en niños son más frecuentemente debidas a alergia que a problemas de coagulación o a tensión alta.

 

Puede llegar a producir ataques de más de 20 estornudos, falta de concentración, imposibilidad de conciliar el sueño, lo que afecta mucho la calidad de vida del paciente.

 

Los síntomas de la rinitis alérgica aparecen por el contacto del paciente con el alérgeno o con un factor desencadenante. Como desencadenantes pueden actuar los propios alérgenos, virus, los olores fuertes, humos, polvo como el de las tizas, cambios bruscos de temperatura (pasar del sol a la sombra o viceversa), pequeños golpes, ejercicio, entrada de agua en la nariz, el estar nervioso, el llanto, alimentos ácidos o picantes, etcétera.

 

El médico indicado para diagnosticar y tratar la rinitis alérgica es el especialista en alergia e inmunología; aunque el otorrinolaringólogo también puede hacerlo.

Tratamiento

El mejor tratamiento es evitar los alérgenos que producen la rinitis alérgica.

 

El tratamiento conmedicamentos controla los síntomas, pero lo único que cambia la evolución de la enfermedad son las vacunas.

 

Se debe tener mucho cuidado con los medicamentos empleados en el tratamiento de la rinitis alérgica: los esteroides, aunque son descongestivos, actúan en todos los síntomas y ayudan a que el paciente se sienta muy bien, hay que tener cuidado con ellos porque deben utilizarse por periodos muy cortos para que no ocasionen efectos secundarios indeseables -por ejemplo, pérdida de densidad en los huesos, cambio de ánimo, aumento de peso y presión arterial elevada.

 

Los medicamentos antihistamínicos más actuales ya no causan problemas de aprendizaje en los niños, ni somnolencia en los adultos que obligan a no conducir automóviles o maquinaria.

 

Vacunas para la rinitis alérgica

Las vacunas para la alergia o inmunoterapia específica tienen como objetivo disminuir la hipersensibilidad a las sustancias que las provocan. El procedimiento consiste en administrar repetidamente los alérgenos, hasta conseguir que sean tolerados.

Tanto las vacunas subcutáneas -inyectables- como las sublinguales -gotas, aerosoles y tabletas aplicadas debajo de la lengua- son efectivas.

Es bien sabido que la vacunación antialérgica es un tratamiento de varios años de duración pero el paciente no debe abandonar el tratamiento antes de que su especialista lo autorice, aunque perciba que sus síntomas han mejorado notablemente en los primeros meses(Leer: https://www.fbbva.es/microsite/alergiasfbbva/el-tratamiento-de-las-enfermedades-alergicas/52-las-vacunas-contra-la-alergia-o-inmunoterapia/index.html).

 

Tratamiento preventivo

Evite los desencadenantes de la rinitis alérgica

-Reduzca los ácaros del polvo, y el polvo en el hogar.

-Controle el moho en espacios interiores y exteriores.

-Evite la exposición al polen de las plantas y a los animales.

-Algunos de los cambios que posiblemente se necesiten hacer, incluyen:

-Instalar filtros de horno u otros filtros de aire.

-Retirar los muebles y las alfombras de los pisos.

-Utilizar un deshumidificador para secar el aire de la casa.

-Cambiar el lugar donde sus mascotas duermen y comen.

-Evitar ciertas tareas al aire libre.

-Cambiar la manera de limpiar la casa. No permita que el polvo se levante.  (Revisar: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000547.htm).

 

Lavado nasal

Para la rinitis alérgica leve, un lavado nasal puede ayudarle a eliminar el moco de la nariz utilizando un aerosol de solución salina.

 

Complicaciones

Entre las complicaciones se pueden mencionar la otitis, los pólipos nasales (bolitas de carne que obstruyen la entrada y salida de aire), e la hipertrofia (crecimiento anormal) de cornetes.

Si el paciente no acude a tiempo al especialista, se pone en riesgo de padecer un proceso respiratorio infeccioso, desde catarro, rinosinusitis, laringitis e incluso, bronquitis o neumonía, hipotensión grave y la muerte.

 

En otro asunto, como siempre, insisto en la imperiosa necesidad de que las instituciones de salud en México, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades, y eduquen acerca de cómo prevenirlas o controlarlas, a través de todos los medios de comunicación masivos; además de promover políticas públicas adecuadas para lograr la eficiente prevención y control de las enfermedades o de sus complicaciones, ya que a juzgar por los resultados, no han logrado hacerlo.

 

Por último, les invito a ver el programa por Internet ‘Especialistas Médicos al Cuidado de su Salud’. El próximo viernes, a las 20 horas, nos acompañará en entrevista en vivo, el médico internista Norman Rivera Andrade, con el tema: ‘Prediabetes, prevención y tratamiento’.

Lo transmitiremos por: www.emcs.com.mx; y vía Facebook Live por: Especialistas Médicos al Cuidado de su Salud y Revistasinrecreo.com; por Twitter @EMCS_Oficial y por YouTube: Especialistas Médicos.