Místicos y Terrenales

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

“No pasa nada” si se mueren los pacientes
El 89.2% de las personas siente que los servicios de salud no han mejorado

El Secretario de Salud de Veracruz, Roberto Ramos Alor, reconoce que no se está dando el servicio de hemodiálisis a los pacientes con enfermedades renales en las instituciones de salud del gobierno del estado.

Lo que no dice, es que esto puede hasta poner en peligro la vida de los pacientes.

Pero lo que sí asegura, simplemente, es que con la suspensión de los servicios de hemodiálisis: “No pasa nada“.

O sea que si alguien se muere, no pasa nada.

Con todo descaro protege a la empresa Gifyt, a la que le dieron el contrato aún cuando tenía malos antecedentes y presentó documentos falsos -al parecer- para ganar la licitación.

Entrevistado, dice a los reporteros, con voz pausada, como queriendo tranquilizar, que el servicio no se da desde hace 15 días.

Pero, agrega, “no pasa nada

Total, ¿qué puede pasar porque un paciente no reciba hemodiálisis en 15 días?.

En sus palabras: “No pasa nada”

Ramos Alor en lugar de proceder a revocar el contrato otorgado, solapa y protege a una empresa que fue de las consentidas de Miguel Ángel Yunes, con muy malos antecedentes,   señalada de incumplimiento de contrato, tráfico de influencias y malas prácticas empresariales, entre otros (los detalles los puede consultar en https://misticosyterrenales.blogspot.com/2019/07/misticos-y-terrenales-secretaria-de.html ).

Lo intrigante también es ¿porqué el gobierno de Cuitláhuac García encubre, protege y alienta a una empresa ligada con el exgobernador Yunes Linares?.

¿Acaso hay algún acuerdo secreto?.

Debe existir una explicación para esto, que excluye el buen servicio de Gifyt, porque demostrado está que no lo tiene, tan sólo con el tiempo que lleva sin poder instalar una sola máquina de hemodiálisis en el estado.

Lo que sea el origen de esta irregularidad, debe ser protegido por alguien muy poderoso, porque este tipo de situaciones son las que hacen que el gobernador Cuitláhuac García tenga tan bajos niveles de calificación ciudadana.

¿No se han dado cuenta que casi el 90 por ciento de los habitantes del estado sienten que los servicios de salud no han mejorado?.

Sólo un 3.9% de quienes viven en Veracruz consideran que sí hay mejoría.

La Secretaría de Salud es una de las áreas donde se debe de cambiar al titular y todo el cuadro directivo con urgencia, para que coloque a alguien que si conozca del sector y a quien si le preocupe la salud de los veracruzanos, no el cuidado de sus uñas y que sólo se dedique a buscar reflectores para salir en medios.

Pero Ramos Alor se siente en los cuernos de la luna, protegido por Rocío Nahle, que fue quien lo colocó en el puesto.

Y con quien, seguramente, debe “comentar” los resultados de las adjudicaciones que se hacen en el sector salud, sobre los “buenos resultados” de estas operaciones, para que la funcionaria este contenta.

El titular de la Salud –hoy- con total descaro reconoce que la empresa a la que se le dio el contrato para los servicios de hemodiálisis, Gifyt, ni siquiera ha podido instalar los equipos en los hospitales del Centro de Alta Especialidad (CAE) “Doctor Rafael Lucio” en Xalapa y el Hospital Civil “Luis F. Nachón”; ni en el Hospital de Coatzacoalcos, ni enel Hospital de Alta Especialidad de Veracruz; tampoco en elPoza Rica en donde hay 35 pacientes que requieren hemodiálisis, ni en Tierra Blanca que tiene a 50, ni en Yanga con 20 pacientes.

Como el mismo Ramos Alor dijo, la hemodiálisis es un procedimiento que requiere primero una empresa con equipos sofisticados que reemplazan el riñón y permiten la vida.

Pero Gifyt no tiene ese equipo, por eso no lo ha instalado.

El concurso se lo asignaron el 15 de julio de éste año, porque supuestamente tenía todo para dar el servicio desde ese momento.

A la fecha en que el titular de Salud justifica la ineficacia de la empresa, pasaron ya 23 días y no han puesto una sola máquina.

Pero, pues, “no pasa nada” dice Ramos Alor.

Total, si se mueren, vendrán nuevos pacientes.

¿O qué habrá querido decir con ese “no pasa nada”?.

Lo importante es que Gifyt siga con el contrato, aunque este incumpliendo.

El que la empresa carezca del equipo después de tantos días sin servicio, Ramos Alor lo ve sólo como “meramente procesos administrativos” y lo dijo entrecerrando los ojos, como para minimizar la situación.

A esto le agrega que es un tiempo de “enlace con el nuevo gobierno”.

¿Cuál nuevo gobierno?. La actual administración está en su octavo mes de gestión.

Ramos Alor ya debería de tener conciencia plena de lo que significa suspender un servicio tan necesario para los enfermos renales, como la hemodiálisis.

Es más, dice que “no hay nada oscuro” en esto.

En esto tiene toda la razón. No hay nada oscuro. Es más que evidente su defensa de la empresa.

La licitación, enfatiza, “fue legal”.

Si “fue legal” ¿porque los funcionarios no comprobaron que la empresa si podría cumplir lo que ofrecía?.

No lo hicieron, porque si lo hubieran hecho se habrían dado cuenta que Gifyt no tiene los equipos.

Lo suyo, puede incluso encuadrarse en incumplimiento de un deber legal.

¿Quiénes intervinieron?. Según el acta de asignación del contrato fueron:

Antonio Pola Navarro, subdirector de Recursos Materiales; Darío Fernández, jefe del Departamento de Aquisiciones; Patricia Gaona Hernández, representante de la Dirección de Atención Médica; Alfredo Cortez Cruz, representante de la Dirección Jurídica y Luz H. Pizaña Hernández, cotizadora adscrita.

Pero en esa licitación “No hay nada perverso”, añadeRoberto Ramos.

¿Qué puede haber de perverso en que un funcionario público defienda a una empresa con malos antecedentes y que está incumpliendo un contrato?.

¿Qué puede haber de perverso?, ¿quién puede pensar que está defendiendo un beneficio económico personal por ello?.

Lo suyo, la actitud de Ramos Alor es de buena fe –según dice-, para que Gifyt mantenga el contrato aún cuando se lo deberían de haber revocado y puesto a otra empresa que inmediatamente pueda cumplir con el servicio.

Quien piense que aquí hay algo perverso, algo oscuro, algo indebido, seguramente es un mal pensado.

Pero, “no pasa nada” con la ineficacia de la empresa que debería dar el servicio.

Pero si debería de pasar algo con el titular de Salud al que le preocupa más defender los intereses de una empresa que la salud de los veracruzanos.

¿Qué debería de pasar?

Que lo debería despedir el Gobernador Cuitláhuac García inmediatamente.

¡Ah, no!. ¿Cómo lo va a despedir?. Con todas estas irregularidades no hay “nada oscuro”, no hay “nada perverso”.

Pero sobre todo “no pasa nada”.

Entonces ¿se justifica que siga en el puesto?.

La importancia que este gobierno le da a la vida de los terrenales veracruzanos, está bien demostrada con las “buenas acciones” de Roberto Ramos Alor.