La ciudadana Isabel Gómez Rojas, acusó a María del Rosario Carrasquedo Ramírez, fiscal segunda de Distrito Especializada en Delitos en contra de Las Mujeres, Niñas y Niños y Trata de Personas en Coatzacoalcos, de estar entorpeciendo su proceso legal que inició hace dos años por la sustracción de su menor hija, además de ser prepotente y tener malos tratos.

“Quisiera hacer un llamado a las autoridades para que me apoyen con mi caso, pero primero que cambien a esa fiscal porque ella no entiende a quien debe de defender porque el día de la primer audiencia el padre de mi hija le hablo y dijo que le daría su número de teléfono y la verdad estoy temerosa que el 28 que será la próxima audiencia en vez de que me defienda a mi me vaya a hundir y perjudicar”, declaró.

“Y también porque ella no entiende que tengo otros gastos por una demanda que me puso el padre de la niña he ido a darle seguimiento hasta Orizaba y tengo pagos y no tengo el recurso disponible para viajar a cada rato y de envalde”, expuso con lagrimas en los ojos.

Contó que desde el 22 de agosto del 2017 el padre de la menor Iván Aurelio Palomares Illarza se llevó a su hija a la salida de la escuela primaria Niños Héroes de esta ciudad donde el acudió a buscarla y debía entregársela a las 18:00 horas pero ya no lo hizo.

Ante eso al día siguiente la madre de la menor agraviada I.P.G interpuso una demanda y se inicio la carpeta de investigación UIPJ/DXXI/561/2017-F1 en la fiscalía de Coatzacoalcos por el delito de Sustracciones de Menores.

Detalló que fue a los 4 años de edad de la menor que se separó de su excónyuge por lo que ella se regreso a vivir a Coatzacoalcos y pese a que el tutor no le daba apoyo para la manutención de la pequeña ella nunca se negó a que la viera, por lo que mantenían un trato de palabra, incluso ya cuando la niña tenía siete año pasaba vacaciones con él.

“Nunca pensé que fuera a pasar esto porque él la veía y convivía con ella, el día de la sustracción todavía me engaño diciendo que la llevaría a comprar útiles escolares y que se quedaría a dormir con un familiar y luego ya no respondió más mis llamadas hasta que me mandó por audio de voz que ya no la vería”, dijo.

Gómez Rojas, agregó que el pasado 3 de julio del 2019 estaba programada una Audiencia Intermedia para el proceso penal número 95/2018, misma que fue diferida porque el defensor de oficio del vinculado a proceso fue removido de su cargo y el nuevo alegó no estar enterado del caso por lo que pidió que la audiencia fuera movida para el 28 de agosto del presente año.

“El padre de mi hija siempre se ha jactado de comprar a las autoridades entonces el hecho de que en la primera audiencia la Juez de Control, Ludivina haya dicho que no había ningún delito que perseguir me sorprendió porque en el Juzgado Federal de Xalapa se determinó que sí había y precisamente por la sentencia que dio se ha retrasado este asunto muchísimo, ya este 22 de agosto cumpliré dos años de no poder acercarme a mi hija”, recordó.

“Desde entonces se la llevó a Orizaba que es donde radica y promovió dos juicios con los jueces cuarto y segundo de Primera Instancia porque pedía su guarda y custodia, sin embargo, le fue negado el depósito de mi hija porque no encontraron elementos de maltrato o descuido por mi parte como argumento él”, detalló.
Por último informó que envió su petición de cambio de fiscal local a Jorge Winckler Ortiz, Fiscal del Estado de Veracruz a través de un correo el pasado 9 de julio, sin embargo, hasta el momento no ha recibido respuesta y la requiere, ya que teme verse afectada en la próxima audiencia.

“Solicitó que me asignen un fiscal con capacidad para dimensionar el proceso correcto en la audiencia intermedia”, remató.

Miralda Cadena / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO