Dialogando

Por: Abel Domínguez Camacho

Quién no recuerda que, en el pasado, se nos hacía muy fácil decir “uy para el año 2000” cuando se hacía referencia a un futuro lejano, ese futuro nos alcanzó sin darnos cuenta y nos agarró fuera de la base. La velocidad de innovación tecnológica es tal que el ciudadano de a pies, no alcanza a aprehender todas aquellas que le rodean en su cotidianidad. La literatura consigna que la evolución humana se puede identificar en el paso de la sociedad de cazadores(1.0) y su desarrollo por las etapas de la sociedad agrícola (2.0), la industrial (3.0) y de la informática (4,0) para dar paso a lo que, los japoneses han dado en llamar, La sociedad 5.0.

Yuval Noah Harari, adelanta que la I.A. convertirá al ser humano en irrelevante ante una serie de innovaciones tecnológicas aplicadas a la vida cotidiana, muchas de ellas impensables para algunos en este momento y, también refiere puntualmente que “a fin de enfrentarnos a las disrupciones tecnológicas y económicas del siglo XXI, necesitamos desarrollar modelos sociales y económicos tan pronto como sea posible. Dichos modelos deberían guiarse por el principio de proteger a los humanos y no los empleos”.

En ese sentido y apostando a la ciencia, toda, y no al sentido común, apostando a un modelo que evita las ocurrencias, ante el problema del envejecimiento de la población, desde 2016, Japón diseñó el Quinto Plan Básico de Ciencia y Tecnología 2016-2020: la sociedad 5.0 o sociedad superinteligente. La sociedad 5.0 es una sociedad conectada y superinteligente donde el big data, la internet de las cosas, la inteligencia artificial (IA) y los robots se encuentran completamente integrados con el objeto de proporcionar una infraestructura digital y física para la vida cotidiana de todos los ciudadanos.  

La sociedad 5.0 reconoce que el ser humano actual y futuro es un homo economicus y que el Gobierno nacional debe priorizar ante todo el crecimiento económico con el fin de permitir crear y desplegar soluciones tecnológicas a los problemas sociales, demográficos y económicos, afirmaMateja Kovacic, investigadora posdoctoral de la academia Británica. Instituto Nisan de Estudios Japoneses, OSGA…

Kovacic refiere que para hacer frente al problema de una población envejecida en la que no habrá un número suficiente de cuidadores ni proveedores de servicios médicos, la información y los datos médicos se compartirán entre los diferentes hospitales y prestadores de servicios sanitarios, mientras que la teleasistencia, la IA y los robots garantizarán que las personas puedan vivir de forma independiente en sus casa y seguir al mismo tiempo conectadas con el mundo. Una mirada hacía el futuro, que ya tenemos encima, y no un voltear hacia el pasado. Un conjunto de acciones concretas y puntuales acordes con el desarrollo lógico de la sociedad.

Sociedad 5.0 es la respuesta frente a un problema concreto, el envejecimiento de la población, y que ya se tiene en muchos países incluyendo a México, pensar y hacer lo contrario es como entrar en el túnel del tiempo o querer convertirse en salmón.