Trillizos en Veracruz. Alegría y desgracia

Columna Política al día

Por Atticuss Licona

Edith y su esposo enriquecieron su familia con tres infantes más. Trillizos producto de un embarazo múltiple que exitosamente se logró en el Hospital General de Zona 24 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Poza Rica. Hay en la familia mucho que festejar, alegría al triple, pero también corren el riesgo de descender en el tobogán de la movilidad social en el que todos los días miles de mexicanos caen.

Tanto la desigualdad como la falta de movilidad social plantean reclamos de primer orden al conjunto de la política económica nacional. Una familia como la de Edith, proveniente de la comunidad Ojo de Agua del municipio de Espinal, Veracruz, con un parto múltiple pulveriza el ingreso mensual familiar lo que invita a que la desigualdad social toque la puerta de la casa.

Edith y su esposo tenían dos hijos, el mayor de nombre Ricardo y la segunda de nombre Vanesa. Una familia promedio con un ingreso promedio. Sin embargo, a partir de este 19 de julio a las 19:39 horas, luego de 34 semanas de gestación y un parto por cesárea, Edith trajo al mundo a Perla, Rubí y Odilón, todos con un promedio de peso de mil 800 gramos y 45 centímetros de largo, quienes actualmente se encuentran sanos en su domicilio en compañía de sus padres desde el pasado domingo 18 de agosto. ¡Albricias! La familia de cuatro, ahora es de siete.

Los tres nacieron con dificultad respiratoria, por lo que se aplicaron maniobras ventilatorias para una adecuada oxigenación e inmediatamente se inició la alimentación por sonda, la cual fue tolerada por los bebés y cuya evolución fue provechosa para su feliz egreso del hospital.

Un nacimiento de trillizos no es algo realmenteexcepcional. Noticia, lo que se dice noticia, es cuando nacen quintillizos o más, eso sí que es sacarse la lotería pero también un pase automático a un mundo de problemas económicos. Sin embargo, si un nuevo miembro familiar es bendición y problema, tres es una tarea descomunal.

De acuerdo a la OCDE el 10% más rico tiene ingresos 9.5 veces mayores que los del 10% más pobre, por lo que las probabilidades de que un nacimiento múltiple se dé en un sector social desprotegido, son inmensas.

Hoy, Edith da las gracias a todo el personal del IMSS porque asegura que la atendieron muy bien.  La madre de Perla, Rubí y Odilón, agradece también a la doctora Yolanda Osorio Hernández, gíneco-obstetra que la atendió y que les recomendó estar unos días en el hospital por el bien de los bebés y el suyo propio.

Edith y sus hijos han tenido la fortuna de recibir un buen trato y no siempre se puede decir lo mismo de las unidades hospitalarias públicas de México. No obstante, su verdadero desafío apenas comienza. Como familia entran de lleno en la espiral socioeconómica de un país que, como afirma el economista Ben Bernanke, no atiende su responsabilidad primaria: diseñar las políticas públicas destinadas a afectar la distribución de la riqueza y el ingreso.

Es evidente que el diseño y ejecución de políticas públicas redistributivas eficaces es una tarea pendiente para los países de la OCDE, y en especial para México.

Es casi una condición sine qua non que en México el que nace pobre morirá pobre. No debiera ser así, pero las probabilidades casi nunca juegan a favor del pobre en México. Hoy mismo, el que nace en Nuevo León tiene, por el simple hecho de haber nacido en Nuevo León, ocho veces más probabilidades de no vivir en la pobreza que los que nacen en Oaxaca. Este tipo de comparaciones son odiosas, pero retratan a la perfección el destino incierto de miles de familias mexicanas.

Hoy la familia de Edith se encuentra en casa. En la fotografía difundida por el IMSS los padres de los trillizos se notan exhaustos, pero felices. Los pequeños se acurrucan en la cama, las niñasenvueltas en sábanas con figuras de animalitos y el niño en una sábana con ositos y conejos. El equipo médico posa orgulloso para la foto del recuerdo. ¡Cumplieron!

Hoy la situación de México no debería ser tan precaria, no debería estar la economía sostenida con tantos alfileres, no debería existir desigualdad social ni la movilidad social ser tan injusta, pero hoy México es así y lo seguirá siendo mientras el gobierno no se decida a revigorizar las acciones de estímulo al crecimiento a través de mayores inversiones en infraestructura.

La tarea principal del gobierno no se ha atendido durante décadas, y desafortunadamente para Edith, su esposo, Ricardo, Vanessa, Perla, Rubí, Odilón, y para millones de mexicanos más, tampoco se ve que el gobierno actual lo esté haciendo.

@AtticussLicona

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar