Se están poniendo de moda las aplicaciones para solicitar comida a domicilio. En México una de las compañías líder en la entrega de alimentos preparados es Uber Eats. En provincia no se ha hecho muy extensivo, pero ya se ven en las calles a los motociclistas con su mochila verde por algunas calles de las grandes ciudades. En la plataforma donde se puede bajar la aplicación lo que más se leen sin quejas: “Pésimo servicio, el repartidor dejó el pedido en otra dirección”; “la primera vez que la descargo y nunca más la vuelvo a utilizar”; “dos veces me quedaron mal con la entrega”.

Quizá por ello no son tantos los que han bajado la aplicación, aunque esté calificada con 4.2 puntos de 5. Si a todo eso sumamos el informe de US Foods que se acaba de dar a conocer, menos va usted a querer pedir comida a domicilio. El informe reveló que el “28% de repartidores admitieron haber tomado alimentos de un pedido, mientras que el 54% admitió que alguna vez se ha sentido tentado por el olor que produce la comida”.

8 de cada 10 consumidores señalaron que estarían muy molestos si descubrieran que eso pasó. El 21 por ciento de los que han recibido comida a domicilio dicen que han sospechado que su comida ha sido invadida. Como se puede dar cuenta, salir a cenar con la pareja o con la familia sigue siendo la mejor opción hasta el momento.

LBP Noticias