El voto latino decidirá la elección presidencial de los Estados Unidos el próximo año. Los líderes republicanos están preocupados por los errores y desplantes racistas del presidente Donald Trump y muy dolidos por la masacre de mexicanos en la tienda comercial Walmart en El Paso, Texas.

A los políticos republicanos de ascendencia mexicana que militan en ese partido en el poder, les molestó la naturaleza de los mensajes racistas y de odio del inquilino de la Casa Blanca.

De manera especial, las mujeres con educación universitaria rechazan las medidas del mandatario estadounidense al no presentar soluciones para el control sobre la venta de armas y frenar la violencia.

De acuerdo a encuestas realizadas en importantes distritos suburbanos de la franja fronteriza con México se repetirá la historia que serían derrotados como ocurriera en el otoño pasado.

El reflejo de las protestas de la visita del presidente Trump en las ciudades donde ocurrieron recientemente las masacres de latinos se la achacan a sus mensajes de odio.

Hay otros aspectos de índole económica que inquieta a los líderes republicanos como la guerra comercial con China y la caída del mercado bursátil.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO