2016, el último año de la Fidelidad

“Dios ha numerado los días de tu reino

y lo ha terminado.

Has sido pesado en la balanza

y has sido hallado deficiente”

Daniel capítulo 5

Ellos quisieran gobernar por mil años, como fue el sueño de Hitler y los Nazis en Alemania; pero se hubieran conformado con dos años más y un sexenio para el vástago del mesías de Nopaltepec. Ellos quisieran ver las ruinas de las ruinas de un estado hermoso que en 11 años han dejado devastado. Si pudieran venderían su alma al diablo, como se la vendieron a los Zetas, con tal de seguir gobernando a Veracruz, pero al parecer, su mal gobierno, su corrupción, su codicia, sus excesos, sus vicios, su cretinismo es lo que los condujo finalmente a la debacle. Los engendros de la Fidelidad no tienen como justificar el desastre financiero de Veracruz, no tienen como justificar la inseguridad, no tienen como justificar su enriquecimiento inexplicable. A estas horas ya han escuchado las palabras del profeta Daniel al rey de Belsasar: “Dios ha numerado los días de tu reino y lo ha terminado. Has sido pesado en la balanza y has sido hallado deficiente”.

La Fidelidad no pasará de 2016. Ya su mesías vive en el exilio, intentando mascullar palabras en Catalán, enviando un mensaje de paz que nadie le ha pedido y que a los veracruzanos nos sabe a burla. Su deterioro es el mismo que el de sus fieles; evidentemente sus vicios se lo han acabado. Así es como quería quedar, con todo el dinero del mundo que no le puede comprar un gramo de dignidad. Ya se lo habíamos augurado hace cinco años: “Doctor Fidel Herrera, cierta noche, cuando esté sólo en su habitación acérquese a un espejo, mírese fijamente a los ojos y pregúntese si está orgulloso del sujeto que ve; a lo mejor estará satisfecho, como el ave de rapiña después del banquete, pero orgulloso, le juro por esta Patria que no entiendo, que orgulloso nunca lo va a estar. Sólo espero que un sujeto como usted nunca nos vuelva a ocurrir en Veracruz”.

Pero ellos, los fieles, no parecen entender que se acabó. Todavía se mueven como si la sentencia no se hubiera pronunciado. Todavía ansían esos días en los que estaban, junto con Fidel, en la “plenitud del pinche poder”. Su afán es seguir en el poder, porque su obsesión por devastar no termina. Son como una plaga de langostas que quiere devorar todo lo que a su paso encuentra. A pesar de que las señales ya están dadas, siguen agrediendo al señalado, todo con tal de hacerlo caer. Acumulan agravios en contra de quien mañana tomará decisiones sobre ellos. Pero no les importa, en su ambición suicida siguen celebrando, mostrando esa grotesca arrogancia en carcajadas sobreactuadas.

Para los devotos de la Fidelidad el peor de sus escenarios no se encuentra lejos. En caso de que en estos días lograsen tumbar la candidatura de Héctor Yunes, entonces uno de ellos tendría que enfrentarse a Miguel Ángel Yunes Linares y éste ya lo advirtió, no tendrá compasión de ellos. Ellos creen que podrán comprar los votos suficientes para ganarle a Yunes Linares, pero los veracruzanos se sienten tan agraviados, que esta vez, ni haciendo votar a los muertos lograrían el triunfo.

Es por ello que más les vale dejar de agraviar al que será su candidato. Porque si logran hacerlo a un lado como pretenden, no habrá agujero de rata en donde puedan esconderse.

Feliz 2016 a todos mis lectores.

            Armando Ortiz                                                                      aortiz52@hotmail.com

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar