Aún guardo pruebas sobre red de trata: Nestora

nestora2Redacción- 2016-01-1910:17:23-  El día en que la guerrerense Nestora Salgado fue arrestada en Olinalá (23 de agosto de 2013), el entonces gobernador del estado Ángel Aguirre declaró a la prensa: “La encerramos porque era un peligro para la paz social”

 Encarcelada desde dos años y cinco meses sin que los procesos abiertos en su contra –por secuestro, asociación delictuosa y más recientemente homicidio y robo– avancen en los juzgados, Nestora se echa para adelante en la silla: “A ver ¿qué entiende Aguirre por la paz social? ¿Cuál era la causa de la inseguridad en los pueblos? El crimen organizado que él sí protegió. Guerrero está mal. Pero no por mí sino por sus gobernantes”.

En el lapso que la ex comandante de la Policía Comunitaria de Olinalá ha estado en prisión, la violencia en su estado se ha exacerbado. No solo Ayotzinapa y las incontables fosas con cientos de cadáveres en Iguala y los alrededores. Los cárteles que florecieron en las últimas administraciones matan y secuestran a diario en todas las regiones.

El ex mandatario estatal cayó 15 meses después de arrestar a Salgado, acorralado por los señalamientos de complicidad en el caso Ayotzinapa.

En entrevista, Nestora cuenta cómo se ve esa realidad desde una celda: “Yo quisiera compartirles algo de lo que yo he vivido aquí en la cárcel. En Tepic yo conviví con señoras presas que anduvieron en la delincuencia organizada. Estaban ahí por haber matado a personas. En una ocasión me tocó ver cuando a una de ellas le dieron la noticia de que le habían matado a un hijo. Yo la vi llorar con tanta angustia…pero también oí cuando una de sus compañeras le decía: pues para que la haces de pedo (con esas palabras lo dijo). Y qué, cuando tu mataste a aquellos. Y la señora decía: pero este es mi hijo. Y tenía 16 años. Era una señora de Tamaulipas. No podemos acostumbrarnos a esto”.

Desde que fue trasladada del penal de máxima seguridad de Tepic al reclusorio de Tepepan la salud de Nestora ha mejorado. Para el encuentro con La Jornada se arregla con coquetería. A sus 43 años –tres hijas, cinco nietos y un esposo lindo, según el recuento de “la vida hermosa que tuve”– es una mujer guapa, vehemente. Está llena de planes para su futuro inmediato, que sueña en libertad.

Con información de La Jornada

La Jornada /AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar