Veracruz, sí es un yacimiento de fosas

Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
20 de enero de 2016

  • Inseguridad creciente: Homicidios al por mayor

  • Arturo Bermúdez: Ineficacia y ocultamiento

Qué razón tenía Alejandro Solalinde, cuando hace casi un año (el 15 de febrero de 2015) dijo que Veracruz es un yacimiento de fosas clandestinas.

En esa época eran dos las que se habían descubierto en la Cuenca del Papaloapan. Hoy encontraron una en Emiliano Zapata, a 300 metros de la Academia de Policía de El Lencero, y 3 cuerpos embolsados en Maltrata, en los limites con el estado de Puebla.

El numero de cuerpos aparecidos en una barranca, al pie de la colonia Antorchista, en los linderos de Xalapa, no se ha determinado, pero inicialmente la misma Fiscalía General del Estado dijo que eran 3, pero después diferentes medios de información ubicaron la cifra entre 19 y 22.

En Maltrata, los cuerpos estaban dentro de bolsas negras, cerca del llamado puente Wilmar, de la autopista México-Veracruz.

El escándalo de la violencia en Veracruz, se atiza con el homicidio de Jesús Gertrudis Guízar Valladares (Tuye, le decían) hermano de Gonzalo Guízar Valladares, diputado federal y presidente del Partido Encuentro Social en Veracruz.

El homicidio lo perpetraron al parecer dos personas que viajaban a bordo de una motocicleta, quienes esperaron a que Jesús Gertrudis bajara de su camioneta, y cuando iba a ingresar a su casa, le dispararon a corta distancia. Gonzalo Guízar, que antes fue aliado del gobierno del estado, hoy pidió a la PGR que atraiga el caso y que investigue, porque desconfía de las autoridades judiciales de Veracruz.

De hecho el columnista Mussio Cárdenas durante el miércoles 20 realizó varias entregas sobre el caso utilizando Facebook para distribuirlas, y en una de ellas asentaba:

“GERTRUDIS GUÍZAR Y EL DESPOJO DE TIERRAS, OTRO DE LOS FRENTES. EL TÍO DEL GOBERNADOR EN EL DESALOJO

Gertrudis Guízar se la vivía en los tribunales. Acusaba o era acusado de despojo de tierra. En los espacios periodísticos era masacrado, señalado de usar escrituras falsas o amañadas en contubernio con notarios públicos. En los tribunales unas las perdía y otras las libraba.
Tocó, sin embargo, los intereses de la familia en el poder, Javier Duarte y su parentela, negocios y querellas que valían millones de pesos.
La última fue el conflicto por el desalojo en Los Almendros. El abogado enviado a concretar la acción por parte de Arkitektur fue Jorge Ramírez Pérez, tío de Karime Macías Tubilla, esposa del gobernador Javier Duarte de Ochoa.
En el caso aparece otro personaje, José Antonio Madrigal, quien con hombres armados se presentó un día después del desalojo a tratar de derruir la vivienda de Tuye Guízar. Fue repelido porque el hermano del diputado Gonzalo Guízar ya había apostado a medio centenar de hombres en el lugar”.

Peligrosa conexión y desencuentro del hoy difunto con la familia gubernamental en Coatzacoalcos, que poco a poco han tratado de volverse caciques en la zona.

Hechos de este tipo desmienten cualquier declaración triunfalista de que en Veracruz la acción delictiva decrece.

Pero en cambio acciones como la de Arturo Bermúdez provocan que se fortalezca la percepción de que en Veracruz se encubre el delito y se le esconde para no elevar las cifras. Arturo Bermúdez cree que puede esconder los hechos delictivos que suceden en el estado con un soliloquio dirigido a los medios de comunicación, pero dicho a puerta cerrada, con la presencia de sólo 4 medios: Televisa, TVAzteca, Diario de Xalapa y Al Calor Político.

No quería preguntas incomodas; deseaba que sólo sus palabras fluyeran como agua fresca de un manantial que debe ser más que suficiente para que todos en Veracruz se encanten y acepten la versión de que se vive en un estado de paz y tranquilidad, con nula delincuencia.

El discurso de Arturo Bermúdez fue la palabra vana de que “se mantendrá la política de cero tolerancia y mano dura contra los malos elementos que manchen el nombre de la policía de Veracruz”.

Y es palabra vana porque muchos son los casos en los que la policía estatal ha sido la actuante contra los civiles, incluso desapariciones, sin que a nadie –hasta antes de este caso- absolutamente a nadie, se le haya seguido procedimiento alguno.

De hecho Marcos Conde, el que era delegado de la Secretaría de Seguridad Pública en Tierra Blanca, y quien ahora está detenido para ser investigado por la desaparición de los 5 jóvenes de Playa Vicente, antes estuvo involucrado en la desaparición de 8 jóvenes en Cardel, lo que ocurrió el 1 de diciembre de 2012, según denuncia 785/2012, donde se asienta que los mismos fueron levantados por al menos dos patrullas de la policía estatal en las llamadas “Canchas de Tamarindo”.

Los desaparecidos en esa época fueron: Filiberto Alarcón Melgarejo, Arturo Figueroa Bonastre, Max Enrique López Batolomé, Charly Yosimar Rodríguez Torres, Miguel Ángel Sandoval Cervantes y Elfego Israel Rivera Álvarez. De los otros, sus padres no pusieron denuncia.

Su efímera y escondida aparición, en cambio, sirvió para evidenciar el fracaso en la intención de crear una policía 100% acreditable, porque a las fuerzas estatales han ingresado sólo 4,850 elementos salidos de la academia de policía de El Lencero, cuando son más 20,000 los policías que hay en la entidad.

¿Y de esos 4,850 cuántos habrán renunciado ya?.

Entre los policías a los que hoy se acusa por la desaparición de los jóvenes había 3 que reprobaron los exámenes de confianza y si los reprobaron, ¿porqué estaban en Seguridad Pública aún?.

Porque es el tipo de elementos que Arturo Bermúdez quiere.

Veracruz es un estado donde los hechos violentos ocurren cada día, donde la impunidad viaja de la mano del influyentismo político.

El periódico digital PlumasLibres publicó el 19 de enero la agresión que sufrieron los hermanos Merlín Arias, parientes de la diputada Gladys Merlín, a quienes acusaron de integrar una banda delictiva que actúa en la zona sur de la entidad, denominada “Los Merlín”.

Y con este clima y el proceso electoral iniciando, Fernando Yunes Márquez, senador por el PAN, pide que se separe de sus cargos a Arturo Bermúdez y a Luis Ángel Bravo, mientras que la diputada federal Rocio Nahle, coordinadora de la fracción de Morena en la Legislatura federal, anunció que pedirá un punto de acuerdo en la Legislatura para que el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong emita una declaración de emergencia por la grave crisis de inseguridad que tiene el estado.

Pero según el gobernador Javier Duarte y su equipo de seguridad pública, en Veracruz la delincuencia decrece.

Los místicos que tienen escoltas múltiples tal vez viven en un estado de paz y calma; los terrenales en cambio caminan con la violencia a un lado y temiendo que les toque.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar