Todo, ¿para quién?

fotomultaSi nos diéramos a definir el significado de un atraco bien pudiéramos ejemplificarlo con el caso de las inconfesables fotomultas impuestas por el gobierno del estado con el aval del Congreso cuyos “representantes populares” aprobaron que el dinero así ingresado tenga un manejo discrecional, pero nada se sabe sobre cuánto se recauda, en qué se aplica ni quién lo administra. También se ignora cómo se contrató a la empresa que implementa el programa, quién es su propietario y las bases para contratarla. Si se pudiera definir este galimatías, tendríamos que acudir al símil del Año de Hidalgo para mejor explicarlo; pero todo se resume en opacidad y sospechas ya nada extrañas en este gobierno.

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar