No fue retórica

Cuando José Manuel Suazo Reyes, vocero de la arquidiócesis de Xalapa, en su encuentro con periodistas afiliados a la Asociación de Comunicadores de Veracruz “Froilán Flores Cancela”, expresó que “Veracruz huele a muerte”, no lo dijo en tono retórico, estaba señalando una quemante realidad, que es la que se padece en la entidad veracruzana. Desde el altiplano se observa a nuestra entidad con tristeza y quizá hasta con nostalgia, porque ya nada ha quedado de aquel rinconcito de patria que sabía reír y llorar. La risa ha desaparecido, la angustia ha tomado su lugar. ¿Podremos devolver la paz de antaño?

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar