Aplausos muy caros para Veracruz

JAVIER DUARTE, GOBERNADOR
JAVIER DUARTE, GOBERNADOR

Con la basificación masiva se ha hecho realidad para muchos veracruzanos tener seguridad en su plaza de trabajo, sólo que ese beneficio individual es producto de un acto de autoridad irreflexivo y lesivo para la administración pública estatal. Obviamente el gobernador Duarte de Ochoa ganó el aplauso de los beneficiados, “un pago a la lealtad”, faltaba más; pero el festejo de hoy es de severas consecuencias en el gasto corriente de futuras administraciones. Ojalá la creación de empleos hubiera sido el reflejo de una industria y un comercio pujantes, en vez de la débil economía que Veracruz padece. Ese aplauso y reconocimiento son efímeros, productos de un agradecimiento fortuito, sin vínculo alguno con los resultados de beneplácito social sin vínculo alguno con los resultados de beneplácito social que todo gobierno está obligado a conseguir para la comunidad.

 

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar