¿“Borregazo” de Solalinde o Pitazo para huir?

Pues siempre no encontraron a Javier Duarte de Ochoa en el Rancho San Francisco, allá en Villaflores, Chiapas, donde el sacerdote Alejandro Solalinde aseguró se encontraba el ex mandatario veracruzano. Ahora ocurre como en el final de las malas películas en el que todos desconfían de la verdad oculta, pues se especula que Solalinde dio parte a las autoridades mucho antes que hiciera la revisión del lugar referido y que el prófugo tuvo oportunidad de escurrirse porque fue alertado de la revisión que se haría en su escondrijo. Son tiempos de dudar.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar