El compromiso

Mole de gente
Por Virginia Durán Campollo
29 de noviembre de 2016

El compromiso del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares con los veracruzanos, durante su campaña, es algo que se espera con gran expectativa. Las limitantes son obvias, por la tragedia que vive el estado en muchos sentidos. Sin embargo el optimismo permea en un grupo numeroso, aunque en otro hay dudas e incredulidad por la situación. Dos son, según encuesta, los temas que más interesan: la cárcel a Javier Duarte de Ochoa, familia, amigos, cómplices y socios y que estos devuelvan el dinero robado. Lo primero está en las instancias federales- con visos de complicidad se han tardado mucho- que son responsables de no haber frenado a tiempo al sátrapa. Lo segundo, entendemos, será conforme a la ley pues no hay de otra manera. Ojala no pase como con Vicente Fox, en el incumplimiento de sacar a las “víboras tepocatas” del gobierno. La población que le dio el triunfo, exige al nuevo gobernador una total transparencia en la selección de quienes irán como titulares de despacho. No más sorpresas. *** Tienen que ser personas con el perfil adecuado, preparación, ética, honestidad, trayectoria y verdadero sentido del servicio público. Por ningún motivo la ciudadanía quiere, se repitan los casos de corrupción, ineptitud, compadrazgo, nepotismo, amasiato que se registró en la llamada Decena Trágica. Hay que dar oportunidad a todos aquellos profesionistas, que han esperado un momento para servir a Veracruz de manera eficiente y con responsabilidad. Miguel Ángel Yunes Linares, tomará protesta el primero de diciembre. Los designados ¿Serán los idóneos, para salvaguardar los intereses ciudadanos? Hay algunos nombres – se cuestionan tanto- que inquietan, como el encargado de Seguridad Pública que se habló sería un militar. Mientras la ciudadanía tiene mucho dinamismo. Se agrupan en asociaciones, que también hay que validar estén compuestas por personas probas e interesadas en coadyuvar en el bienestar común. No más saqueos al erario público. La meta principal es regresar la certidumbre y el empleo. *** El nombramiento del fiscal visitador, el prestigiado abogado Jorge Winckler, es una designación además de esperada, por quienes conocen, muy acertada. En entrevista exclusiva con Círculo Rojo del Periodismo Veracruzano, nos afirmó que tuviéramos la certeza que la justicia existe y sí se aplica en cuanto se cuiden los procesos al respecto. Un joven de gran dinamismo, que tiene en su currículo aciertos laborales. Gusta de la lectura, es educado, amable y muy inteligente. Le deseamos la mejor de las suertes, porque tendrá mucho trabajo. Justicia a secas, es lo que se exige. *** Se va loco de contento con su cargamento a no sé dónde, pero antes tiene que saldar cuentas. Quien le cantaba, guitarra en mano, canciones de José José al prófugo y que era una especie de príncipe, por su estilo de vida cortesana como la de su ex jefe, Luis Ángel Bravo Contreras, alias “El Culín”, se fue. Este sujeto junto con Arturo Bermúdez Zurita, inexplicablemente libre e impune, fueron los responsables de toda la ola delincuencial que nos azota. Pactaron con la delincuencia organizada, hicieron negocios millonarios a través del puesto, fueron indolentes con los familiares de cientos de desaparecidos, secuestrados, asesinados. Los grandes robos, de todo, eran controlados desde sus oficinas. Era un dueto maligno, lleno de pedantería, prepotencia, despotismo. La justicia estatal en manos de delincuentes, de poca monta como personas pero de altos vuelos gansteriles. No más impunidad. *** Sí “la burra no era arisca”, pero démosle el beneficio de la duda a la administración que viene. Confiemos es algo bueno. Es cierto que los políticos tienen el primer lugar en rechazo de los habitantes, seguidos de policías y funcionarios públicos, pero no hay que ponerlos todos en la misma canasta. También en las diferentes profesiones, se dan irregularidades. Pero cuando el pueblo habla, grita se le tiene que escuchar como se hizo en la elección pasada en Veracruz. No metemos la mano al fuego por ningún político, pero si solicitamos tolerancia y participación ciudadana para vigilar los actos de gobierno. La experiencia pasada, fue terrorífica. *** Con lo de Fidel Castro me quedó, con lo que me dijera la gran actriz madrileña Ofelia Guilmain, a quien entrevisté sobre la guerra civil española, a la pregunta de qué si existía dictador bueno. Respondió tajante: “¡Que yo conozca, no chula!”*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar