Bandera desgarrada, reflejo del país.

Definitivamente al presidente Peña Nieto lo acompaña el mal fario, como si fuera a cambio del mérito de haber conseguido el elevado cargo que ahora ocupa. Ayotzinapa, la Casa Blanca, la fuga de Duarte de Ochoa, la economía estancada, proyectos nonatos, Reformas sin frutos apetecidos, etc., son algunos de los pesares por los que guarda bajísima aceptación ciudadana. Por si no bastara, en plena ceremonia de homenaje a la Bandera Nacional por algún accidente esta se rasga y luce sus roturas ondeando al viento. Menos mal que el águila no voló, pero una limpia no caería mal.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar