Desdoro político.

Spread the love

La impudicia política y la desesperación por sobrevivir en la nómina del tesoro público, empujan al Partido de la Revolución Democrática a abrir sus puertas a cuando “político” se le insinúa; ahora lo hace con la ex alcaldesa de Alvarado, la señora Delia Ortiz, cuya gestión municipal dejó mucho que desear. El PRD puede llenar su casa con la gente que quiera, ese es su problema, lo inadmisible es el argumento: recibe a ciudadanos “que quieren luchar por la mejora” (¡!), dice Carlos Munguía, Secretario en el CDE de ese partido; solo para ser desmentido por la nueva inquilina, quien justifica su brinco del PRI al PRD porque, según ella, “no se valoró” su trabajo: “Me cambié al PRD para apoyar el cambio… apoyé la campaña del actual gobernador, no me han tomado en cuenta, peo yo quiero seguir apoyando al PRD”, vaya cachaza.

Comentar

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar