Más que un partido, importa la persona

Spread the love

(Madrid). EFE/Juan Carlos Hidalgo
 

El bombardeo de la propaganda de parte de los diferentes partidos politicos ha comenzado, principalmente en los medios electrónicos como el radio y la televisión por las prerrogativas que los organismos electorales les dispensan para disfrutar de espacios en esos medios de comunicación.

La cantaleta y el discurso son los mismos: muchos deseos de servir a los ciudadanos, que son los partidos de la certidumbre y la esperanza, que todo lo saben hacer y que con ellos cambiaran las cosas… para seguir siendo iguales.

Habrña que ver si los ciudadanos que han sufrido agravios de parte de políticos abusivos, rateros, sinverguenzas e impunes, vuelven a caer en el garlito en lugar de que tomen conciencia del poder de su voto y no caer, nuevamente, en la cómoda omisión de no acudir a las urnas que no mejora en nada la situación y solamente la empeora.

Si no votan, los mismos y los peores ganarán, pero si ejercen su derecho al sufragio efectivo se abre la posibilidad de que los vividores de la política y rateros del dinero público, se queden sin su anhelado puesto público.

Más que el membrete de un partido, lo realmente importante debería ser la persona.

Comentar

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar