Siembra tempestades

Cuando Andrés Manuel López Obrador hizo el planteamiento sobre la amnistía a los agentes del crimen con el propósito de generar las condiciones de paz y tranquilidad en México quizás no imaginó ni midió el rechazo social a esa propuesta a todas luces descabellada. No tiene asesores a su lado o no los atiende, porque en las circunstancias que se viven en este país ese despropósito es rechazable por donde se le vea; y si pensó en la estrategia colombiana simplemente olvidó tiempo y circunstancias. Ahora, AMLO es objeto de duros reclamos, tan airados como los del poeta Javier Cicilia: “¿quién coños te crees para pedírnoslo?”, le espeta, y lo mismo expresarán otros sin voz a quienes esa propuesta habrá impactado como patada entre las piernas.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar