¿Pragmatismo o quién da más?

 

En Reforma, en su apartado Templo Mayor, se lee: “ya se supo de a cómo fue que Gabriela Cuevas de pronto descubrió las bondades de Morena y los superpoderes de Andrés Manuel López Obrador. Resulta que la legisladora lo que andaba buscando era que alguien le garantizara una curul a partir de septiembre, a fin de seguir al frente de la Unión Interparlamentaria, la UIP. La primera oferta llegó de parte del Partido Revolucionario Institucional, gracias a la buena relación de Cuevas con Luis Videgaray. Los tricolores le ofrecieron la ansiada diputación federal en bandeja de plata. Entonces apareció López Obrador con tres propuestas: la curul, por supuesto; un puesto de primer nivel en el eventual gobierno del tabasqueño; y la tercera propuesta fue representar a México en algún organismo internacional de mucho caché. Por eso terminó rompiendo con el Partido Acción Nacional, cuya dirigencia ni un lazo le había echado”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar