Añejo cacique yunista y perredista

Aun viendo la tempestad, no se hinca el político sureño que en esta ocasión gobierna Ángel R. Cabada, Arturo Hérviz Reyes.

Parece que la formidable derrota que sufrió su formación, el Partido de la Revolución Democrática, y que lo tiene al borde de la extinción, no es suficiente para que intente hacer bien las cosas en el ayuntamiento que gobierna, donde no sólo intenta que se haga su soberana voluntad, sino que ya le colmó el plato al cuerpo edilicio y todos, de manera unánime, le están cuestionando la indiferencia con que los trata, conducta que tipifica algún delito que ya está siendo del interés del Congreso.

Lo peor lo vive el pueblo, donde la voluntariosidad del veterano munícipe y sus intereses particulares, han resultado en que no exista una buena planeación, hay abandono en las áreas del alumbrado público, limpia pública, rehabilitación de caminos y proyección de obras, mientras él recorre las colonias y rancherías, pero para hacer campaña, pues no sólo no se conforma con no cumplirles bien a sus gobernados, sino que ya está ambicionando dar el salto a un nuevo puesto público.

Veremos cómo le va con el Congreso de mayoría Morena, que seguramente estará muy interesado en expurgar los últimos resabios del yunismo.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar