Brexit, el futuro político de Theresa May

Dialogando

Por: Abel Domínguez Camacho

La historia inglesa respecto a sus relaciones con otros Estados es una historia constante de desamor, donde se destaca el sentimiento exclusivista y el deseo de mantener relaciones sin sumisión ni pertenencia a ninguna institución supranacional, en general marcando una “sana distancia” con el continente. El primer Brexit que registra la historia tuvo lugar el año 410 de nuestra era, cuando un consejo tribal inglés pactó con el emperador Honorio la salida de la colonia británica del Imperio…durante el proceso de conformación de la Comunidad Económica Europea (CEE) y su conclusión como Unión Europea, Inglaterra siempre ha mantenido la exigencia de un trato privilegiado.

Esa historia de desamor en la época moderna de Inglaterra puede sintetizarse en una sencilla línea de tiempo: 1.1958 los firmantes del Tratado de Roma lo invitan a entrar y Londres dice que no a las negociaciones previas para formar un mercado común; 2. 1961 se quiere adherir y Francia lo veta dos veces, Charles de Gaulle dice no; 3. 1971 consigue entrar y, casi de manera inmediata, en 1975 piden renegociar la aportación británica, convoca un referéndum para salirse y gana; 4. 1979 quiero que me devuelvan mi dinero, en la cumbre de Dublín la primera ministra exige que le devuelvan las cuotas que consideran en demasía y después de cinco años, en 1984 se logra el cheque británico, convirtiendo a los franceses y alemanes en los principales contribuyentes netos del presupuesto comunitario; 5. 1992 un traje a la medida diferente al resto, durante la negociación del Tratado de Maastricht, firmado en 1992 donde se crea la Unión Europea, el primer ministro Major consigue una excepción para quedarse fuera del euro, a la que luego se sumará Dinamarca y, 6. 2013, ¿hacía el Brexit?, la crisis de deuda había aumentado la desconfianza hacía la UE y desde dentro del partido conservador presionan a Cameron.

Para junio de 2016 los británicos tendrían la posibilidad de responder a una sola pregunta: ¿debe el Reino Unido seguir siendo parte o no de la Unión Europea (UE)?, el resultado, tal vez, inesperado para muchos fue a favor de abandonar la UE, de los 33, 577, 342 votantes, el 51.8 votó por salir de la Unión Europea. Primer país en tomar una decisión semejante, de los 28 países que la conforman. ¿los británicos eran competentes para contestar una sola pregunta?

La Unión Europea es por definición la forma más avanzada y compleja de los procesos de integración económica, complejidad determinada por la participación de los tres mercados, de bienes y servicios, de capitales y el laboral, esto significa el libre transito de mercancías, recursos financieros y personas. Los jóvenes ingleses se niegan a aceptar, sienten que les están quitando ese derecho…cuando la maduración de la UE ha pasado por cualquier cantidad de experiencias que mezclan políticas micro y macroeconómicas y, un ejercicio político de alto nivel,  la siempre susceptible Gran Bretaña decide salir y hoy, a unos días de concretarse dicha decisión no hay un acuerdo que garantice un mínimo recuento de daños para los ingleses, para los europeos y no hay claridad sobre las consecuencias para otras latitudes del orbe.

Acuerdo o divorcio, está de por medio el mercado común y la unión aduanera, entre otras cosas; este martes la primera ministra británica Theresa May se juega su futuro político, presentará su contrapropuesta y la hoja de ruta puede cambiar hacia el próximo 29 de marzo.

Publicado el 27 de enero de 2019.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar