Denuncian a director de Prevención y funcionarios por corrupción en penales

0
6

La Fiscalía General de la República (FGR) indaga ya a funcionarios penitenciarios de Veracruz sobre quienes, desde los gobiernos del PRI y el PAN, pesa la sospecha de colusión con organizaciones criminales y aún permanecen en activo en la actual administración estatal.

El activista Filiberto Luiz Rodríguez reveló lo anterior y afirmó que las cárceles en Veracruz son cementerios para vivos que no guardan ya ninguna esperanza, pues el gobierno no hace nada por ellos y los entrega literalmente a las manos del crimen. Todo mundo cobra, roba, lamentó. Sin embargo, ante la intervención de las autoridades federales en las cárceles en la entidad, se podría revertir esta situación, aseguró.

Acusó que el gobierno del panista Miguel Ángel Yunes Linares no tuvo la menor intención de ‘limpiar’ de corrupción las cárceles de Veracruz y más bien fue cómplice de la mafia.

Aseguró que Yunes Linares incurrió en incumplimiento del deber legal por tolerar extorsión, venta de drogas, negligencia y solapar a la delincuencia organizada en todos los penales de Veracruz.

Advirtió que aun cuando desde hace años tuvo conocimiento de estos hechos, la PGR no actuó por la complicidad de sus delegados en Veracruz.

Por ello, adelantó que ya acudió ante la oficina del fiscal Alejandro Gertz Manero, previo a la transición de la PGR, y solicitó que se investigue a Jaime Téllez Marié, ex titular de la SSP de Veracruz, y a varios funcionarios en activo en el sistema penitenciario de Veracruz desde los gobiernos del PRI.

Luiz Rodríguez detalló que la FGR ya está enterada de que al interior de los penales de Veracruz continúa la venta de drogas y alcohol. Se tolera la corrupción. A los funcionarios con sospecha de colusión con el narco sólo se les reubica, pero permanecen en el cargo, incluso en el actual gobierno de la izquierda en Veracruz, alertó.

Detalló por ejemplo que en el Duport Ostión en Coatzacoalcos una célula del narco vende drogas, ofrecía préstamos semanales con intereses desproporcionados y extorsionaba a familiares de los reos.

“Al pisar la cárcel ya te esperan los criminales para cobrar las ‘talachas’ que van de los 10 mil hasta los 100 mil pesos, según las posibilidades de las familias. Aceptan terrenos, camionetas, casas, lo que sea de valor. Si no pagas, los golpes, el trato indigno, aislamiento  en una celda que tiene un espacio de 4 por 3 metros y ahí están 10 o más internos con un inodoro rebosante…”

Denunció que los directores, subdirectores y custodios ligados al crimen hacen aún negocio: las llamadas telefónicas cuestan 8 pesos, por ejemplo.

La venta de alimentos, panaderías, renta de televisión, productos de la tienda, advirtió, tienen un sobreprecio de hasta 100 por ciento.

Denunció que incluso  hay robo de mercancía. Algunos de los víveres destinados a la alimentación de los internos es destinada a establecimientos comerciales fuera del penal.

Realizar operativos por parte de la SSP estatal, lamentó, aun con las mejores intensiones no tendrán éxito, por lo que urge que en Veracruz intervenga el Gobierno Federal para arrebatar el control de los penales al crimen.

Veracruz- 2019-01-2313:11:15- Luis Ferrer / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO