jueves, julio 29, 2021

Ricardo Ahued es senador de la República, no busca ser gobernador

Viernes contemporáneo

Ricardo Ahued es senador de la República, si usted se da cuenta no es que sea el más visible, sino el más requerido. El día que los encargados de las guarderías de Sedesol se manifestaron cerrando la carretera, dijeron que no se iban a retirar a menos que el senador Ahued se presentara. No pidieron la presencia de Éric Cisneros, no quisieron la presencia de Cuitláhuac García, querían a una persona que tuviera palabra, una persona que les garantizara un acuerdo. Ahued se encontraba en el sur del estado, haciendo gestiones con otros grupos, y por ello hasta las 20:30 horas se retiraron los manifestantes, hasta que llegó Ricardo Ahued. Son varios los funcionarios públicos que buscan acompañarse del senador, porque saben que a Ahued se le respeta. Si Ricardo Ahued hubiera estado en Chinameca el día que sobajaron a Cuitláhuac García, otro gallo hubiera cantado. Ahora algunos quieren enemistar al senador con el celoso gobernador, quien a pesar de sus yerros se siente infalible. ¿Qué hacía Ricardo Ahued en Palacio de Gobierno atendiendo gente? Si estaba ahí fue porque se lo pidió el mismo gobernador o porque Patrocinio, “el porro de Palacio”, le rogó a Ahued que tratara el asunto, ya que nadie quiere hablar con él. Ricardo Ahued es senador de la República y no busca ser gobernador, porque en este momento Veracruz tiene un gobernador; chafa, ingrato, visceral y torpe, pero gobernador.
Reyes Peralta y sus mentiras mediáticas; Congreso puede avalar juicio, pero el Poder Judicial es el que sentencia
Reyes Peralta asegura que una vez que se avale el juicio político en contra del fiscal Jorge Winckler, inmediatamente lo deben separar del cargo. Reyes Peralta es un abogado al servicio de Fidel Herrera y de Javier Duarte, ya mismo el juicio político lo interpone por la defensa que lleva de un funcionario duartista, quien asegura que su cliente ha sido torturado. Dice pertenecer a varias barras de abogados, pero al parecer o van a jugar dominó o van a tomar café y platicar de telenovelas, pues no le han enseñado al abogado que en el remoto caso que se avale el juicio político en contra de Winckler, su separación sólo se daría en el momento que el Poder Judicial emita sentencia condenatoria. Y aquí está el punto interesante. El Congreso morenista puede, de manera arbitraria, avalar el juicio político si quiere, pues su calidad en el juicio político es de “Jurado de Acusación”, pero como ya ha sucedido antes, el Poder Judicial quienes, si saben de leyes y de Constitución, pueden echar para atrás cualquier dictamen del Congreso si se dan cuenta de los errores cometidos por los legisladores, pues el Tribunal Superior de Justicia es “Jurado de Sentencia”; no sería la primera vez.
Hilario Barcelata, buen borracho, mal cantinero; en el IPE dejó varios pendientes
Hilario Barcelata es el ejemplo claro de que no es lo mismo ser borracho que cantinero. Mientras el doctor Hilario Barcelata fue sólo académico, su voz como analista especializado en finanzas era muy reconocida. Muchos pensaban que el Dr. Barcelata tenía la respuesta a los problemas financieros de Veracruz. Sus credenciales eran excelentes; director del Observatorio de las Finanzas Públicas de la UV, es miembro de todos los Colegios de Economistas habidos y por haber. Sin embargo, en el gobierno de Miguel Ángel Yunes no se fue a la secretaría de Finanzas como se esperaba, entes bien se fue al Instituto de Pensiones donde había graves problemas de liquidez, problemas administrativos, problemas financieros. Hilario Barcelata parecía ser el “bálsamo de Fierabras” que curaría todos los males del IPE. Pero, ¿qué hizo Hilario Barcelata apenas llegó? Se consiguió unas guapas secretarias, guapas asistentes y las puso cerca, muy cerca de él. Fueron muchas las cartas de los empleados del IPE que llegaron a las redacciones de los medios donde acusaban a Barcelata de favoritismo hacia cierto tipo de féminas. Al parecer, ahora que llegó Daniela Griego al Instituto de Pensiones del Estado encontró muchos pendientes como la atención de altas al IPE, pensionados a los que se debe responder. Otros pendientes son la devolución de aportaciones de trabajadores que por razones laborales deberían recibir. Todo eso requiere resolución. Ah, pero Barcelata Chávez conocía la respuesta a todas las preguntas, sólo que, a la hora del examen, las compañeras de al lado lo mantuvieron distraído.
Armando Ortiz [email protected]

Lo último

Columnas