No hagas lo que no quieras que te hagan…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@gmail.com

Corrían los tiempos en que el Señor General Don Porfirio Díaz Mori (1830 – 1915) vivía ya en Francia; y el queretano Don Francisco León de la Barra (1863 – 1939) era el responsable de llamar a elecciones para ver quién ocuparía la Presidencia a la que había renunciado el oaxaqueño…

Y que él, como Secretario de Relaciones Exteriores, había sido designado para ocupar interinamente el cargo y convocar a elecciones.  En las que salieron triunfadores el coahuilense Francisco Ignacio Madero González (1873 – 1913) y el tabasqueño José María Pino Suárez (1869 – 1913) Hasta ahí todo bien; es solo Historia…

El problema radicaba en que Washington no reconocía el triunfo.  Y si cuando era Presidente Don Porfirio, quienes pasaron por la Presidencia de la Unión Americana, nunca pudieron ni siquiera pisarle la sombra.  Además que le valía un sorbete si lo reconocían en sus reelecciones o no; pues finalmente era ampliamente aceptado en Europa…

Tiempos perdidos cuando el peso valía más que el dólar; y el Dictador caminaba tranquilamente de su casa en la calle de Cadenas, hasta sus oficinas en Palacio Nacional…

El caso es que desde Washington consideraron que era el momento de volver a presionar; y al mafufo espiritista nacido en Parras, le impusieron condiciones para legitimar su triunfo.

Y como a él le habían dicho los espíritus, principalmente el de su hermano, que era el elegido para cambiar a México, pues aceptó las condiciones que le impusieron los yanquis…

Entre ellas, la destrucción de la artillería pesada que estaba en los Puertos, principalmente el de Salina Cruz, en Oaxaca.  Sin dejar de señalar, que Don Porfirio no solo no dejó deudas, sino que dejó dinero en las Arcas…

Mismo que fue entregado por Madero para cubrir los compromisos con quienes lo apoyaron para que llegara a la Presidencia.  Y cuando el dinero se acabó; pues ya sabemos lo que pasó.  Y que siempre pasa cuando no hay dinero…

Y desde ese aciago entonces, los designios de nuestra Patria, gracias a  nuestros ínclitos y huachicoleros gobernantes, han estado sometidos a La Casa Blanca…

Lo curioso del caso, es que ensalzan a Madero y menos precian a Maduro.  Burlándose de que le hablan los pajaritos.  Lo que a fuerza de ser sinceros, es más probable que eso le suceda al segundo; a que le hablen los espíritus al llamado “Mártir de la Democracia”…

Pero hay más…

Como si nosotros no tuviéramos bastantes problemas sin resolver; andarnos metiendo en rollos que no nos corresponden, es absurdo.  Finalmente, no hagas lo que no quieras que te hagan, debe de ser el principio de toda relación…

Y si andar opinando lo que deben hacer los demás, a tal grado de desconocer las elecciones de una Nación Hermana, no es lo más adecuado para la sana diplomacia que quiere llevar ANLO; por no decir que es aventar un boomerang…

Incitar a la violencia, como lo hicieron en Lima, y querer imponer sanciones que lastimarán más al Pueblo, que no a los dirigentes, cuando dicen que quieren actuar a favor del Pueblo, es una contradicción, es una incongruencia…

Aunque de hecho, el auspiciar conflictos internos para destruir a las naciones, es lo que hacen los norteamericanos en todos lados.  Aquí nos lo hicieron introduciendo armas de contrabando que pusieron en manos de los delincuentes…

Quienes opinan que México debería de haber votado junto con el Grupo de Lima, denotan, o la miseria de espíritu que tienen revolcado en la mezquindad, para pensar de manera tan poco sensata; que tienen aviesos interese$ en el asunto; o que la línea es esa, atacar a Maduro desde todos los ángulos…

Pues sabido es que Washington ha comenzado a mover sus peones para aislar a Venezuela.  Paraguay ya ha roto sus relaciones diplomáticas; y seguramente es el camino que otros seguirán…

Lo que no les funcionará, es que las naciones que rodean a la República Bolivariana, no se atreverán a atacarla directamente; o de servir de base para atacarla.  Pues sus mismos ciudadanos, en la pobreza la mayoría de ellos y cansados de las guerras, seguramente no respaldarán semejantes acciones…

Ahí está lo que le sucedió al ultraderechista Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien habló de permitir bases norteamericanas en su territorio y los militares le pusieron el alto.

“El respeto al derecho ajeno” es un principio intemporal y de valía universal.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar