jueves, agosto 5, 2021

Psicosis en Palacio, cancelan evento de Cuitláhuac; inauguraría mantenimiento de calle

Viernes contemporáneo
Armando Ortiz

Todo estaba listo para que el gobernador Cuitláhuac García acudiera a otra ceremonia de mantenimiento de una calle de Xalapa. Como ya lo hemos dicho, ante la escasez de obra, pues el gobernador acepta desde 15 años hasta bautizos para estar presente. Al evento acudiría su comitiva de “huelepedos”; diputados locales, federales, senadores y demás compañía, aparte de medio gabinete municipal encabezado por Hipólito Rodríguez. El evento estaba convocado para las 14:30 horas en la calle de Santos Degollado de la ciudad de Xalapa. De repente, algo les entró en la cabeza que lo cancelaron. Bien pudo ser la información de ciertos vecinos inconformes con la obra que podían haberse manifestado en el evento; aunque también pudo haber sido que alguien sensato les dijo que ya basta de exhibir al gobernador en la inauguración de obras “pedorras”, sacando fotos ridículas en donde se ve a más de diez inútiles cortando un listón por el mantenimiento de una calle. Lo de los vecinos pudo ser, pues ya ve usted la crisis de Chinameca que el gobernador no pudo controlar. Capaz que en esta ocasión los vecinos obligan al gobernador a cambiar el sentido de la calle o de plano clausurarla para hacerla un paseo; con eso de que es fácil de convencer. Llama la atención que esa “Inauguración de la rehabilitación de la calle Santos Degollado” era el único evento programado para el gober, y no se sabe de que se haya cancelado por algo más importante. Como ven, “el miedo no anda en burro”.
Fue por miedo a otro “chinamecazo” que cancelaron evento de Cuitláhuac; obra en calle Zamora una porquería, vecinos
Ya salió el peine, como por ahí dirían. La cancelación del evento para la inauguración de la echada de asfalto a dos tramos de calle se debió a que vecinos de la calle prolongación Zamora estaban preparados para mostrar su disgusto al gobernador Cuitláhuac García. Y es que, según reportes, los tramos de las calles estuvieron mal rehabilitados, pues el trabajo que se hizo fue de mala calidad. Esta vez la culpa no fue del gobernador ni de sus operadores políticos sino del inepto Hipólito Rodríguez y sus constructores que arrojaron el asfalto como si regaran agua en un patio para lavarlo y dejaron la rúa echa una porquería. Los vecinos de la calle Zamora se quejan porque el asfaltado que pusieron ya se está levantando, y porque lo arrojaron a diestra y siniestra tapando las tarjeas y hasta las tapas eléctricas. Ya esperaban los vecinos al gobernador y al alcalde, pero alguien los detectó y se fue rápido con el chisme. El gobernador entró en pánico, pues lo sucedido en Chinameca le causó una psicosis que lo tiene tomando tes amargos todas las noches para que se le baje el susto. Fue por ello que, para no exponer al gobernador a otro “chinamecazo”, decidieron cancelar el evento pedorro. A los vecinos los tranquilizaron con la promesa de que en los siguientes días dialogarían con alguna autoridad del ayuntamiento para escuchar sus quejas.
Si es para que Duarte se quede 100 años en la cárcel, entonces que pacte Tarek
Trascendió que Tarek Abdalá pactó en el último día del sexenio de Enrique Peña Nieto. El extesorero de Javier Duarte espera con ese pacto evadir la cárcel, pues está acusado de desviar al menos 55 millones de pesos del presupuesto de los veracruzanos. Por abusar de la “licuadora” Tarek autorizó transferencias con “fines diversos a los que estaban destinados”. El periódico Milenio transcribió parte de la declaración de Tarek Abdala en donde se justifica: “La realidad es que durante los meses he colaborado con la autoridad brindando información eficiente y útil, tan es así que con fecha 22 de mayo de 2018, comparecí dentro de la carpeta de investigación número FED/SEIDF/UEIDFF-VER/0001653/2016 misma que se encuentra radicada en la Dirección General de Asuntos Especiales, de la PGR, dentro de la cual me fue ofrecido un criterio de oportunidad al considerarse que como imputado aporté información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave del que se imputaba a mi persona, y bajo el compromiso de comparecer posteriormente en juicio o bien donde se me requiera”. Si esa información “eficiente y útil” sirve para condenar a Javier Duarte a cien años de prisión, puede que se la aceptemos. Sin embargo, en Veracruz Tarek sigue siendo prófugo de la justicia y donde lo vean lo atrapan.
[email protected]

Lo último

Columnas